FRANCISCO ZUÑIGA
7 de mayo de 2017 / 01:45 p.m.

MONTERREY.- Se veía muy bonito, muy simpático, aunque demasiado grande para ser un lindo gatito, dando vueltas dentro de la cochera de una casa de la Colonia Cumbres de Oro.

Y aunque es un cachorro, el pequeño leoncito blanco no deja de ser una fiera en ciernes, y las condiciones de su alojamiento no garantizaban la seguridad de la gente que vive en el sector o que pasa por el lugar, por lo que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) lo aseguró.

Además, el particular que tenía el ejemplar no presentó la autorización para la posesión de ejemplares exóticos de fauna silvestre que expide la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), para aquellas personas que quieren tener un animalito de estos como mascota o animal de compañía.

El pequeño gatito, de la especie Phantera Leo Africanus, fue detectado por elementos de Fuerza Civil en un recorrido de rutina por la colonia Cumbres de Oro, y al ver el insólito espectáculo de un león blanco en una cochera, procedieron a informar a la Profepa, que envió personal para verificarlo.

Los empleados federales analizaron al cachorro, que tiene unos 5 meses de edad y pesa entre 12 y 15 kilogramos, y constaron que se encuentra en excelentes condiciones físicas y de salud.

Sin embargo, el lugar no es adecuado porque no brinda condiciones de seguridad para la gente que pudiera estar cerca del felino, y ante la falta de documentación, asegurar el ejemplar, en base al Artículo 117 de la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) que indica que marca que cuando exista riesgo inminente de daño o deterioro grave a la vida silvestre, se realizará el aseguramiento precautorio del ejemplar.
Además, si no se demuestra su legal procedencia, constituye una infracción que puede ser sancionada con el equivalente de 50 a 50 mil Unidades de Medida y Actualización.

Por lo pronto, el pequeño león blanco fue llevado a las instalaciones del Zoológico Parque La Pastora, mientras se decide su destino final.