REDACCIÓN
25 de octubre de 2016 / 09:28 p.m.

MONTERREY.- El ama de casa que fue asesinada en el segundo sector de la colonia Paseo de los Andes, en San Nicolás, fue víctima de una ejecución directa y no de un asalto, de acuerdo a las investigaciones que realiza la Procuraduría de Justicia.

Aunque los elementos del grupo de homicidios manejan con hermetismo las investigaciones del caso, trascendió que es muy posible que los dos presuntos responsables del hecho hayan estado "cazando" a la occisa Claudia Ortiz Hernández, de 43 años de edad.

Los investigadores presumen que las acciones de los asesinos no coinciden con las de los asaltantes comunes, porque utilizaban pasamontañas, andaban a pie, como si estuvieran esperando su regreso, y no le causaron ningún daño a la amiga de la víctima mortal.

Advirtieron que si hubieran querido sólo apoderarse de su camioneta Captiva, modelo 2008, probablemente, sólo la habrían bajado con violencia al igual que a su amiga y se la hubieran llevado.

Pero, en lugar de eso, le dispararon y no fue precisamente frente a su amiga, porque la testigo alcanzó a escapar antes de que se registrara el homicidio.

Además, establecieron que tras asesinar a Claudia Ortiz en el cruce de las calles Musas y Ninfas, de la mencionada colonia, los presuntos responsables se apoderaron su camioneta y la abandonaron a unas cuadras del lugar de la escena del crimen y muy cerca del domicilio de la víctima.

De acuerdo a las indagatorias, la principal testigo de los hechos y amiga de la occisa, logró ponerse a salvo al introducirse a su domicilio para solicitar auxilio.

La testigo declaró que mientras llamaba a la policía alcanzó a escuchar tres detonaciones de arma de fuego y cuando salió su amiga estaba sin vida y los presuntos responsables se habían llevado su camioneta Captiva 2008.

Los elementos de la Agencia Estatal establecieron que los probables asesinos eligieron muy bien el área donde atacaron a la ama de casa, porque no había ninguna cámara de seguridad cerca, tampoco en el sitio donde abandonaron la camioneta, la cual utilizaron sólo para alejarse de la escena del crimen.