18 de marzo de 2014 / 09:17 p.m.

Su amigo menor de edad, sufrió una herida de bala en la mano derecha y, tras ser atendido en un hospital, regresó con sus familiares.

Ciénega de Flores.- El asesinato de un joven en el municipio de Ciénega de Flores habría obedecido a problemas de narcomenudeo, según las primeras investigaciones que realiza la Policía Ministerial.

Por el momento, y aunque no se ha dado a conocer si la víctima tenía antecedentes delictivos, las autoridades suponen un ataque directo.

Los agentes del área de Homicidios, de la Agencia Estatal de Investigaciones, tratan de identificar a los dos jóvenes que tripulaban la motocicleta y que perpetraron el ataque.

Dichos elementos policiacos se han entrevistado con familiares de la víctima, así como con algunos vecinos, para establecer el modo de vida que llevaba.

Las primeras indagatorias hacen suponer que la mortal agresión obedeció a un problema de drogas, aunque aún faltan indicios para corroborar esa versión.

El hecho mencionado se suscitó alrededor de las 15:30 horas del lunes afuera de una vivienda ubicada en la calle Alfonso Martínez Domínguez, de la colonia Fomerrey 156, en Ciénega de Flores.

En ese lugar, entre las calles Bonifacio Salinas y Eduardo Livas, quedó el cuerpo sin vida de Saúl Ovalle Rivas, quien contaba con 25 años de edad.

El joven, conocido en ese barrio bajo el mote de "El Sorullo", recibió dos disparos: uno en la cabeza y otro en la espalda.

Su amigo menor de edad, José Alan Corral Torres, de 17 años, sufrió una herida de bala en la mano derecha y, tras ser atendido en un hospital, regresó con sus familiares.

Ambos se encontraban tocando música colombiana en las afueras de la finca, cuando llegaron ante ellos dos sujetos a bordo de una motocicleta.

Uno de los desconocidos le disparó a corta distancia con una pistola escuadra. Los vecinos manifestaron haber escuchado por lo menos cinco detonaciones.

AGUSTÍN MARTÍNEZ