NOTIMEX
15 de junio de 2016 / 12:55 p.m.

MONTERREY.- El Observatorio Astronómico de la UANL reinició actividades en el Centro de Información de Historia Regional Ex Hacienda San Pedro con nuevo telescopio y además será sede del Laboratorio Nacional de Basura Espacial del Conacyt.

La dependencia de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) señaló que uno de los objetivos primordiales de la reapertura del inmueble, ubicado en el municipio de Zuazua, en el norte del estado, es acercar a la sociedad al conocimiento astronómico, científico y tecnológico.

Refirió que durante el tiempo que estuvo en receso, se trabajó en mejoras físicas tanto del inmueble como del equipo astronómico que incluyó un telescopio de 14 pulgadas f10.

Además se reemplazó la estructura del domo, la cúpula y el material al exterior, por materiales de mayor duración y automatizados, explicó.

El coordinador de la Maestría en Astrofísica Planetaria y Tecnologías Afines, Eduardo Pérez Tijerina, comentó que “este observatorio que fue abierto al público hace 20 años, ahora nos tocó renovarlo, con infraestructura nueva y; ahora, con esta nueva faceta, de tener la divulgación más insistente”.

La idea del proyecto, subrayó, es abrirlo a público en general, incluyendo grupos de estudiantes de cualquier grado académico.

Mencionó que el horario para las visitas guiadas es de 10:00 a 15:00 horas, con charlas de divulgación con profesores reconocidos y talleres, con acceso gratuito ya que será parte de los recorridos que brinda la Ex Hacienda San Pedro.

El astrofísico comentó que la Campaña Astronómica a la que se integró ahora el Observatorio Astronómico de la UANL, consiste en identificar satélites que se perdieron en el espacio y calcular si en algún momento tendrán alguna colisión.

Sostuvo que pese al incremento de la población y la contaminación lumínica en el municipio de Zuazua, no afecta a la vista astronómica porque el nuevo equipo cuenta con detectores y capacidades tecnológicas de vanguardia.

Por otra parte, destacó que el observatorio de la UANL será sede del Laboratorio Nacional de Basura Espacial del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), en colaboración con el observatorio de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).