CÉSAR CUBERO 
17 de abril de 2017 / 02:27 p.m.

MONTERREY.- Durante este año los homicidios y robos aumentaron considerablemente en la región citrícola de Nuevo León, lo que llevó a los ciudadanos de esos municipios a exigir, a través de sus disparos, seguridad; sin embargo, este escenario de violencia no se refleja sólo hacia el sur de la entidad, sino que los Ayuntamientos de la periferia al norte están en una situación similar, o peor, en estos delitos.

Tal es el caso de lo que viven este año los municipios de Ciénega de Flores, El Carmen y Salinas Victoria, donde los homicidios se han disparado, y los delitos patrimoniales sufrieron aumentos, en algunos casos, de hasta el 310 por ciento, según los datos de la Procuraduría de Justicia del Estado de Nuevo León.

Sin duda el problema más grave de inseguridad en esta zona es el homicidio, que en conjunto tiene un incremento en el área de 325 por ciento, al pasar de cuatro asesinatos en el primer trimestre de 2016, a 17 ejecuciones en los primeros tres meses del año 2017.

Por ejemplo, en el municipio de Ciénega de Flores, en el primer trimestre de 2016, tuvieron 3 homicidios dolosos en su territorio, ahora, en este año, suman 9 crímenes, un alza del 200 por ciento.

Por su parte el municipio de El Carmen pasó de cero homicidios en los primeros tres meses del año pasado a 2 en lo que va de este 2017, también un alza similar a la de Ciénega de Flores.

Y, la situación más alarmante se da en Salinas Victoria, donde en los primeros tres meses del año suman 6 homicidios, mientras que en ese lapso de tiempo del año pasado sólo tuvieron en su municipio un asesinato, un alza de 500 por ciento.

Cabe destacar que, además, a inicios del mes de abril tres personas fueron ejecutadas en ese municipio, en un bar, mientras veían un partido de futbol.

Es en este Ayuntamiento, Salinas Victoria, donde mayor alza en los delitos patrimoniales se ha tenido en la zona.

En lo referente al robo a casa habitación el incremento es del 310 por ciento, al pasar, según las cifras de la PGJNL, de 20 robos en el primer trimestre de 2016, a un total de 82 denuncias este año.

Mientras que el robo a negocio subió un 125 por ciento, luego de cuatro delitos de este tipo el año pasado, y nueve en lo que va de este 2017; en el robo de vehículo hubo un incremento del 66.6 por ciento, al pasar de seis a 10 robos; y el asalto a persona un alza del 50 por ciento, luego de dos casos el año pasado y tres en este.

En cuanto a los delitos patrimoniales en El Carmen, la mayor crisis de inseguridad se refleja en los robos a casa habitación, agresión que tuvo un aumento del 183.33 por ciento en este municipio, al pasar de seis denuncias en el primer trimestre del año 2016 a 17 casos en este 2017.

Aquí el robo a negocio pasó de cuatro delitos en los primeros tres meses del año pasado a siete en este 2017, un alza del 75 por ciento; el robo a persona pasó de uno a cero, y el robo de vehículo, de cuatro a cinco denuncias.

En tanto que en Ciénega de Flores bajaron el robo a casa y a persona y subieron el robo a negocio y de vehículo.

Preciso recordar que tras los hechos y denuncias en la región citrícola, el secretario de Seguridad Pública de Nuevo León, general Cuauhtémoc Antúnez, se reunió con los alcaldes de Allende, Montemorelos, Linares, Hualahuises y Terán, y se decidió que la Policía Militar vigilaría también las cabeceras de esos municipios.