21 de abril de 2014 / 01:13 p.m.

Monterrey.- El aborto siempre ha sido materia de un álgido debate, algunas voces defienden el derecho de la mujer de decidir sobre su cuerpo, mientras que otras defienden  la vida desde el momento de la concepción.

En medio de esta polémica existe una realidad, en Nuevo León el número de casos se ha disparado. 

Así lo demuestran las cifras de la Procuraduría de Justicia, en los últimos 7 años, la tendencia se mantiene a la alza.

En el  2008 hubo 16 casos; para el 2009 ocurrieron 18 casos, cifra que se mantuvo en el 2010; en 2011 aumentó a 22 casos;  en el 2012 un ligero decremento con  20 casos; para el 2013 aumentó a 37 casos; y en este año, del mes de enero a marzo se presentaron 22 casos de aborto.

A estos números habría que sumar la cifra negra, cuya proporción se desconoce.

El Distrito Federal es el único punto del país donde existe la Interrupción Legal del Embarazo. Desde su aprobación en el 2007 y hasta el 28 de febrero del 2014, en la capital del país se tiene registro de 116 mil 537 abortos.

Nuevo León se encuentra lejos de una legislación similar. De hecho, el Congreso local tiene pendiente la aprobación en segunda vuelta de una reforma constitucional que protege el derecho a la vida desde la concepción.

Pero la medida también tiene un componente inédito: eliminar la sanción contra las mujeres que provoquen la interrupción de su embarazo.

Actualmente, la interrupción del embarazo en cualquier semana, se castiga a nivel local.

Para la madre se le daría de  seis meses a un año de prisión; aquella que lo induzca, con consentimiento de la mamá, será de uno a tres años de prisión; mientras que sin el consentimiento de ella, la persona tendría de tres a seis años de prisión.

En caso que existiera algún tipo de violencia merecería de cuatro a nueve años de prisión.

Y por parte de los médicos o enfermeras que practicaran este hecho serían suspendidos de dos a cinco años del ejercicio de profesión.

El Código Penal de Nuevo León sólo contempla 3 excepciones: el peligro de muerte de la madre, un daño grave a su salud y la violación.

Esto ha provocado que cientos de mujeres regiomontanas acudan a clínicas del Distrito Federal y Texas, donde la interrupción del embarazo es legal durante el primer trimestre.

Clínicas Privadas-Distrito Federal

* Medicamentos: 2 mil 700 pesos

* Procedimiento Quirúrgico: 2 mil 700 a 10 mil pesos

Planned Parenthood-McAllen, Texas

* Medicamentos: 300 a 800 dólares

* Procedimiento Quirúrgico: 300 a 950 dólares

Para el Instituto Estatal de la Mujer el tema no tiene vuelta de hoja: Nuevo León se ha quedado corto en este rubro y debe proteger el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo.

Guadalupe Elosegui, coordinadora de Comunicación del organismo, advierte que aquellas que toman esta decisión no lo hacen por gusto, sino en medio de una situación extrema y dolorosa. Por ello, considera que no deben ser juzgadas a la ligera.

El punto de inflexión es y seguirá siendo cuál derecho debe prevalecer: si el de la mujer ó el del no nato.

Quitar la pena de cárcel parece ser un primer paso para terminar con esta polémica.

Mañana: la problemática del embarazo adolescente como detonante del aborto.

 

Luis García