MARCELA PERALES
11 de septiembre de 2015 / 04:14 p.m.

Monterrey.- La violencia familiar que en muchas ocasiones termina en el maltrato infantil, persiste en Nuevo León.

La Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, estima que el 2015 cierre con un incremento del 17 al 19 por ciento en el número de casos de maltrato a menores.

“El año pasado rebasó los 4 mil 300 al cierre del 2014, sin embargo en el 2015, en el primer semestre del 2015 rebasó los 2 mil 600 y eso significa que la tendencia es que a fin del 2015 vamos a tener más de cinco mil reportes de presunto maltrato infantil", informó Ana Bertha Garza, Procuradora de la Defensa del Menor y la Familia.

Solo en el bimestre de julio y agosto se reportaron 908 casos. Del total de reportes, el 60 por ciento, son por negligencia o riesgo y falta de atención.

A pesar de que el trabajo de las autoridades ha sido fundamental para que niños y familias puedan reintegrarse, la tarea no es fácil.

"Se interviene con un equipo multidisciplinario conformado por área legal, social y psicología, entonces, nosotros podemos tener un caso, pero en ese caso se tiene que entrevistar no nada más al niño, si son tres hermanitos, son tres entrevistas diferentes, luego papá y mamá, luego abuelos paternos, maternos, tíos, la gente de la escuela, los vecinos, el entorno familiar", señaló Garza.

La Procuraduría del Menor cuenta con programas multidisciplinarios en los que la última medida es separar al menor de su familia.

La dependencia trabaja con las áreas de psicología, trabajo social y de campo, y el tiempo del proceso varia dependiendo del caso.

LAS CIFRAS

En el último año, la Procuraduría del menor ha atendido a 826 familias; ha realizado 1658 entrevistas; 1305 visitas domiciliarias; 25 estudios socioeconómicos; 1015 oficios de canalización; y 3493 intervenciones terapéuticas.

Por su parte, el centro capullos atiende a 280 menores, 80 de ellos están en evaluación y el resto, internados. De ellos solo el egresa el 78 por ciento.