AGUSTÍN MARTÍNEZ
14 de octubre de 2016 / 09:31 p.m.

MONTERREY.- La necesidad de la gente se ha vuelto una ventaja para los defraudadores, pues en los últimos meses, empresas que ofrecen tramitar créditos a personas insolventes para los bancos, se han dedicado a defraudar a los necesitados, que ante la urgencia de dinero, terminan por pagarles una comisión que de nada les sirve, y pierden su dinero.

Las denuncias aumentan. El modus operandi es ofrecerles tramitar el préstamo, pero pidiendo un adelanto que luego, cuando se lo niegan, no devuelven argumentando que gastos por trámites.

Eduardo Solís es un afectado. En junio acudió a la empresa prestamista Graticenter, y dejó una garantía en efectivo cuando le dijeron que había sido autorizado el crédito, pero a los cinco días, le notificaron que siempre no, y el dinero, no se lo regresaron.

Jesús Ruvalcaba Esparza es otro de los muchos casos que se han dado a conocer en Telediario. Él acudió a la empresa "Constructora Financiera", donde le cobraron 3 mil 500 pesos por un trámite que no tuvo respuesta.

Él había solicitado 35 mil pesos, por lo que le cobraron el 10 por ciento de comisión por un servicio que a final de cuentas, no le dieron. En el primer caso, al menos le devolvieron algo, pero a Rubalcaba Esparza, nada.

El gancho es que las empresas se anuncian en los medios de comunicación, ofrecen préstamos a quienes están reportados en el buró de crédito y prometen tasas de interés muy bajas.

Estas empresas no otorgan créditos, sino que los tramitan, por lo cual piden el 10 por ciento del prestamos por adelantado, se logre o no el crédito.

Los afectados han presentado denuncias formales ante Profeco y ante la Procuraduría, pero de poco ha servido, porque las empresas siguen ofreciendo crédito y defraudando impunemente.