8 de enero de 2014 / 12:12 a.m.

Monterrey.- Algunas denuncias contra una agencia de viajes y problemas con los vuelos en el Aeropuerto Internacional de Monterrey es el saldo de la temporada navideña, sin embargo estas las quejas fueron relativamente menores y pudieron conciliarse de manera adecuada para los quejosos, aseguró el delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor, Jorge Salazar Salazar.

Durante el mes de diciembre se intensificaron las verificaciones, pues si regularmente se realizan entre 250 y 300 por mes, ahora se practicaron 425, explicó el funcionario. Esto, para cubrir el mayor número de comercios en busca de que se estuvieran respetando los derechos de los consumidores.

"No hubo muchas quejas, tomando en cuenta el número de verificaciones y la cantidad de artículos que se compraron durante la temporada, aunque lo ideal es que no haya una sola queja", puntualizó el funcionario.

En general hubo cumplimiento de parte de los comerciantes, pero si se dio un caso de una agencia de Viajes De la Rosa, que incumplió con cuatro clientes.

"En ese momento se buscó una conciliación, y se llegó a un arreglo donde aceptó devolver su dinero".

Asimismo, en el módulo que la Profeco instaló en el mencionado aeropuerto recibieron 13 quejas contra diversas irregularidades de las líneas aéreas. Se atendieron de inmediato, y se logró un arreglo, pues buscaron que las familias no se perdieran las vacaciones.

"LA instrucción es que en el caso de vacaciones se arregle de inmediato, porque unas vacaciones requieren empatar vacaciones del papá, de los niños, y no es justo que por un mal proveedor, se cabe con la ilusión de toda una familia". 

Fueron detalles relativamente mínimos que pudieron solucionarse, dijo Salazar Salazar, aunque lo ideal será siempre que haya un cumplimiento al cien por ciento y se eviten molestias o problemas a los consumidores.

Por otra parte, dijo que la reforma Fiscal y la Reforma Energética no deben ser pretexto para que los comerciantes aumenten todos los precios, pues sólo son ciertos productos los que se vieron afectados por el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios, y quienes lo hagan, serán sancionados por la Procuraduría Federal del Consumidor, advirtió el delegado de la dependencia, Jorge Salazar Salazar.

Se están haciendo verificaciones en todo tipo de negocios que venden alimentos con el nuevo impuesto, y que sólo se aplique el IEPS, pero no aumento general.

Incluso, recordó Salazar Salazar, no todos los productos hechos de harina han sido gravados.

Aunque no hay precios oficiales de prácticamente ningún producto, la Profeco sí puede sancionar en caso de incrementos generalizados o abusos con los precios, que además deben ser colocados de manera visible.

FRANCISCO ZÚÑIGA