14 de febrero de 2014 / 09:16 p.m.

Monterrey.- En el municipio de San Pedro cada vez es más evidente la falta de zonas arboladas, que permitan una mejor calidad de vida para sus habitantes.

Se acerca la temporada de calor y de intenso sol, y no se ve por ningún lado que las autoridades municipales hagan algo por proveer de más y mejores sombras, "pulmones" que proporcionen una mejor calidad del aire.

Por ejemplo, quienes acuden a caminar o ejercitarse al parque Rufino Tamayo, en Valle Oriente, tienen que soportar los intensos rayos del sol.

"Está muy mal en ese sentido (que no haya suficientes árboles), por eso la gente se sale del parque; prefiere sufrir del calor", comentó Zulema Uribe.

Quienes habitan en forma permanente o temporal en el municipio de San Pedro resaltan la relevancia de contar con verdaderos "pulmones", que ayuden a mejorar el ambiente.

"Es bueno tener muchos árboles. Es muy bueno por el ambiente, por el clima de la región. Sí, es muy importante, especialmente en el desierto, como es aquí", explicó Raquel, joven norteamericana.

Por su parte, María Lorena López consideró que el Gobierno Municipal debería poner más atención en temas ecológicos, y forestar las áreas públicas.

"Sí. Sí me gustaría que plantaran más árboles, por la sombra; que estuviera más sombreado. Y la verdad, me encanta el (parque) Rufino (Tamayo); es de mis parques favoritos, pero si hubiera más árboles estuviera mejor", dijo.

Destacó que conforme se alejan las temperaturas invernales se incrementa el número de personas que acude a hacer ejercicio, a caminar o simplemente a pasear a sus mascotas.

"Y me gustaría que arreglaran aquella parte de allá, a lo mejor si lo hicieran un poco más largo, estaría bueno, además de que se aproximan las temperaturas altas, el sol, y a veces uno no puede en la mañana", puntualizó.

Durante un recorrido de este medio informativo por avenidas, parques, plazas y otros sitios públicos de San Pedro, se pudo constatar la falta de arborización.

Simplemente en el sector Valle Oriente existen áreas extensas que pueden ser aprovechadas, y a la vez convertirse en fuentes de oxígeno.

En la zona hay árboles secos o mutilados, además de que la mayoría de los camellones lucen desiertos.

En el sector del Paseo de los Duendes, en Calzada del Valle y Calzada San Pedro, existe el mismo problema, mientras que la importante avenida Vasconcelos es simplemente una gran plancha de asfalto.

En esta última arteria ni siquiera existe un camellón, además de que las banquetas son estrechas.

AGUSTÍN MARTÍNEZ