MILENIO DIGITAL
13 de julio de 2017 / 10:31 a.m.

ESPECIAL.- “Dejen a mis hijos en paz #Conmishijosnosemetan. Es perverso decirles a los niños que desde los 10 años pueden tener sexo con adultos y abortar. Sin conocimiento de sus padres. En educación ¡biología, no ideología de género!”.

La leyenda está escrita en un autobús de pasajeros color naranja que desde hace 10 días inició un recorrido por diez ciudades mexicanas para exigir el retiro de la Cartilla de Derechos Sexuales de Adolescentes y Jóvenes, que fue actualizada el año pasado por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El #autobúsdelalibertad es respaldado por las organizaciones Consejo Mexicano de la Familia, CitizenGo y Defendiendo la Familia, y en la Ciudad de México visitó la Residencia Oficial de Los Pinos, la CNDH y la Suprema Corte de Justicia de la Nación sólo en tres días, para presentar su inconformidad ante lo que consideran la intromisión del Estado al “derecho primigenio de los padres a educar a sus hijos”.

Juan Dabdoub Giacoman, presidente del Consejo Mexicano de la Familia, acudió a la SCJN para entregar 17 mil firmas ciudadanas que respaldan su solicitud.

“En la cartilla de derechos sexuales y en algunos libros de educación cívica y ética dice que los adolescentes tienen derecho a relacionarse con quienes quieran de manera erótica. Es uno de los 14 derechos que se inventaron porque no hay derechos sexuales en el mundo. No hay ningún tratado internacional sobre derechos humanos que hable sobre derechos sexuales ni para los adultos. Los adultos no tenemos derechos sexuales, mucho menos los niños”, dijo Dabdoub.

La cartilla contra la que luchan fue publicada en 2001 por la CNDH, como resultado del “Foro Nacional de los Jóvenes por los Derechos Sexuales”, y actualizada en 2016 para incorporar la reforma en materia de derechos humanos de 2011.

La publicación es distribuida de manera gratuita en dependencias del sector salud y en las sedes de las 12 organizaciones que la respaldan. Entre ellas Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud, Católicas por el Derecho a Decidir y el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir.


pjt