SANDRA GONZÁLEZ
20 de marzo de 2016 / 06:29 p.m.

Monterrey.- El ruido de los motores, las caras de asombro y fotografías fueron el común denominador en el estacionamiento del Estadio Universitario donde se realizó la exposición de Volkswagen.

Clásicos, modificados y modelos recientes de la marca alemana, captaron la atención.

Y es que cada uno encierra una historia, como esta combi 55 en color azul...que conserva piezas originales pero fue adaptada a las necesidades de su dueño.

Más de 12 mil dólares están invertidos en la combi que viajó desde Los Ángeles, donde radica Juan Antonio, hasta Monterrey.

Y es que este pequeño automóvil puede ser modificado hasta convertirse en lo que sea.

Pero hay quienes los prefieren originales, y se dedican a cuidarlos y mantenerlos como recién salidos de la fábrica.

En este evento seguramente nacieron muchos más aficionados a los volkswaggen.