REDACCIÓN
18 de octubre de 2016 / 07:21 p.m.

MONTERREY.- Las autoridades federales definirán este jueves si el ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz debe o no ser juzgado por las supuestas irregularidades en el caso Kia, porque se desahogará la audiencia constitucional del amparo indirecto que promovió contra el auto de vinculación que enfrenta por el delito de ejercicio indebido de funciones públicas.

La situación legal del ex mandatario está en manos de la juez quinto de distrito en materia penal, porque ella tiene que resolver el juicio de garantías que promovió a través de sus abogados Adolfo Aguilar Zincer y el ex procurador, Javier Flores Saldívar.

Aunque, en un principio, la juzgadora discutió la competencia para la resolución de dicho amparo, finalmente, el Consejo de la Judicatura Federal determinó que ella debía conocer el asunto de Medina de la Cruz y de los tres ex colaboradores vinculados por las supuestas irregularidades en los contratos firmados con la empresa coreana.

Por el momento, el ex gobernador y sus coacusados cuentan con la protección de la suspensión definitiva que les otorgaron al recurrir el auto de vinculación.

Pero, deben esperar el resultado final de los amparos directos que promovieron, los cuales se resolverán una vez que la juez de distrito analice los agravios que le presenten en cada uno de los juicios.

El primero que deberá resolver es, precisamente, el del ex gobernador, cuya audiencia constitucional se programó para las 09:00 horas del 20 de octubre.

Mientras, el ex gobernador y sus abogados esperan la resolución de dicho juicio de garantías, los agentes del Ministerio Público de la sub procuraduría anti corrupción esperan que concluya el término que les concedió el juez de control para el plazo de cierre de la investigación que iniciaron el pasado mes de enero.