JOEL SAMPAYO
3 de febrero de 2017 / 02:53 p.m.

CADEREYTA.- A espaldas de la refinería de Cadereyta, extensos prados dan a entender que en los alrededores la contaminación no existe, pero si se desplaza al frente

pero a pesar de la emisión constante de humo y olores a azufre, en esta zona no existe un servicio de información pública que ponga al día la calidad del aire.

Los diez centros de detección de contaminantes diseminados en la zona metropolitana de monterrey reportan las condiciones de polvo o gases originados por actividad humana o causas naturales. Pero ninguno de esos puntos de monitoreo brindan servicio a la comunidad en Cadereyta.

Poco más de 86 mil habitantes residen en esta ciudad a 38 kilómetros de monterrey, donde la refinería Héctor Lara sosa de petróleos mexicanos se ha mantenido durante los últimos 38 años produciendo combustibles y otros productos derivados del petróleo.

Los vientos dominantes en la zona, regularmente del oriente, empujan las emisiones entre la mancha urbana de esta población y el vecino municipio de Benito Juárez, que entre paréntesis se ha mantenido durante los últimos dos días en muy mala calidad. Del aire según el reporte de las seis de la tarde de este jueves, esa área mantenía 153 puntos imeca, estuvo a doce puntos imeca de llegar a nivel de pre contingencia ambiental.