ERIK SOLHEIM ROCHA
28 de junio de 2017 / 06:13 p.m.

MONTERREY.- Sin incluir la paridad horizontal y pese a las posturas en contra, en comisiones se aprobó por mayoría la segunda vuelta de la Reforma Electoral, con lo que quedan establecidas las reglas de las próximas elecciones del 2018 en Nuevo León.

Entre ellas, destaca que los alcaldes que busquen reelegirse, deberán dejar el cargo por lo menos 90 días antes de las elecciones; no así para los diputados y regidores, quienes podrán quedarse hasta el último día.

"En el tema de reelección en definitiva queda la separación de los alcaldes 90 días antes, y nosotros (los diputados) con el compromiso inter bancadas de presentar una iniciativa para la no separación de diputados porque iniciaremos el próximo año con el periodo ordinario en enero y no en febrero para terminar en marzo y de esta manera estar 90 días antes de la elección no en Pleno", dijo el diputado Héctor García.

La polémica envolvió a la implementación de la figura de los diputados plurinominales que de última hora fue agregada al dictamen por las Mayorías PRI y PAN; pese a la negativa de las minorías, fue aprobado.

"Diputaciones queda 50-50, ayuntamientos 50-50 la integración de las plantillas pero no así la definitoria en la paridad horizontal que tanto nos han pedido".

El PRI reconoció que no es una propuesta ciudadana y que es para mantener la presencia de los partidos en el Congreso.

Esto significa que de los 16 diputados que se designaban por representación proporcional, se escogerán por lista de partido en lugar de votos, favoreciendo a los partidos mayoritarios.

"Efectivamente es una decisión política, es una decisión que tiene mijo que ver con la permanecía de los partidos políticos, yo no me atrevería a justificar simple y sencillamente es la búsqueda de la representación político partidista en el Congreso", señaló.

Entre otras cosas, se redujo en casi el 50 por ciento el porcentaje de firmas requeridas para participar como candidato independiente; en el caso de gobernador bajo del 3 al 2 por ciento de las firmas; y para alcaldes y diputados del 2 al 1 por ciento.

La paridad se estableció solo en los cabildos y en el congreso, no así en las candidaturas.

En el dictamen no fue tomado a cuentas la reducción del número de diputados ni la disminución del financiamiento de los partidos políticos, lo anterior bajo al argumento de que no hubo consenso.

En estos momentos se da lectura al dictamen en el Pleno del Congreso de Nuevo León.



dat