16 de abril de 2014 / 08:49 p.m.

Azury era una niña alegre, siempre con una sonrisa y junto con el bebé, era todo para sus padres.

 

Monterrey.- La tristeza invade por completo a la familia de Azury Jiménez Santiago, quien tan sólo tenía cinco años de edad.

Y cómo no, si murió atropellada por un camión de carga a la vuelta de su casa en las calles de Argelia y Francisco Naranjo, en la colonia Laderas del Mirador, al sur de Monterrey.

Las ilusiones eran muchas con ella, por parte de sus padres Víctor Francisco Jiménez Santiago, de 27 años y su esposa Carmelita Santiago Guerra, quienes tienen un bebé que va a cumplir un año.

Ellos se vinieron de su natal Oaxaca desde hace 10 años, buscando un mejor futuro y lo lograron gracias al trabajo como obrero del joven padre de familia.

Pero la tarde de este martes la desgracia cayó en su familia, al ser atropellada la niña por un vecino de nombre Raymundo Roberto Sánchez Ovalle.

A toda velocidad pasó un bordo y la niña, que iba a comprar un durito, se atravesó y la arrolló.

Los vecinos ya han manifestado que no quieren el paso de camiones de carga por ese lugar, aunado a que otros aseguran que andan jovencitos de 13 años manejando vehículos, sin tener la debida responsabilidad, pero ninguna autoridad les ha hecho caso.

Azury era una niña alegre, siempre con una sonrisa y junto con el bebé, era todo para sus padres.

El matrimonio sólo espera se haga justicia, hoy están con deudas por el pago de los funerales de su hija, cuyos restos llevarán a su natal Oaxaca.

Sobre el pavimento, justo en el lugar donde la menor murió, se colocó una cruz de cal y varias veladoras.

La niña, ya descansa en paz y desde el cielo bendice a sus padres, quienes tanto la amaron y amarán por siempre.

Iram Oviedo