ALEXANDRA AMAO
3 de enero de 2017 / 09:42 a.m.

MONTERREY.- Sin importar la fecha en el calendario los desperfectos en las vialidades estuvieron presentes durante todo el 2016.

Baches, socavones y hasta grietas de extensa longitud, se convirtieron en los principales enemigos de miles de automovilistas en su diario transitar por calles y avenidas del área metropolitana.

En diversas situaciones y bajo diferentes condiciones climatológicas que se encargaron de empeorar la carpeta, fue como los conductores se las ingeniaron para poder circular como lo hecho en la Carretera Mezquital Santa Rosa en San Nicolás en donde el pavimento destrozado fue la compañía incómoda que exigieron eliminar.

A mediados del mes de mayo, los reclamos de la ciudadanía en torno a la reparación del daño por fin tuvieron respuesta, aunque para muchos, no muy favorable.

En la capital del Estado, las anomalías también estuvieron presentes un día sí y al otro también en calles del norte y centro de la ciudad como en la colonia San Bernabé en donde incluso, hubo desprendimientos en la carpeta.

Ante la indiferencia de las autoridades y cansados de sufrir daños en sus vehículos, los ciudadanos decidieron actuar por su propia cuenta para erradicar el problema existente en diferentes sectores de Monterrey como en la avenida Cabezada y Julio A. Roca.

Y si de baches se trata, el municipio de Juárez se pinta solo ya que a lo largo del año los desperfectos no dieron tregua a los habitantes, sobre todo en la avenida Coahuila conexión con Guadalupe.

Tapizada de desperfectos que no solo dejaron un mal aspecto, la avenida Concordia en Apodaca también fue protagonista de diversos accidentes por este motivo al igual que en Escobedo, en donde muchos de los afectados fueron los taxistas.

Los que tampoco cantaron victoria fueron los habitantes de Guadalupe quienes se quedaron con la idea de que el municipio sería ejemplo a nivel nacional al tener calles y avenidas reparadas para agosto, aunque la promesa dista mucho de la realidad.

En un hecho sin precedentes y ante las malas condiciones en el pavimento, el gobierno estatal y los alcaldes metropolitanos acordaron terminar la pesadilla de los automovilistas al destinar a este rubro 791 millones de pesos del Fondo Metropolitano. 

Aunque algunos municipios hicieron el intento por reparar las vialidades, otros simplemente se quedaron en el camino finalizando el 2016 como empezaron...con los baches como protagonistas.