3 de junio de 2014 / 02:39 a.m.

Monterrey.- Su vida era tranquila, un hombre trabajador, quien día a día luchaba para sacar adelante a dos de sus hijos que padecen esquizofrenia, pero un día repentinamente, estando en la Alameda Mariano Escobedo, las ramas de un árbol cayeron sobre él.

El golpe le provocó fractura de columna y, tras ser hospitalizado en la clínica 21 del IMSS, una bacteria le entró y dañó sus órganos, por lo que hoy el padre de familia se debate entre la vida y muerte. Se trata de Antonio Enriquez Muñoz, de 55 años de edad, habitante de la colonia Unidad Habitacional Independencia, en el municipio de Apodaca, quien tras estar en el hospital de zona 12 días, lo dieron de alta, pese a las deficiencias físicas, por lo que recayó y fue hospitalizado en la clínica 67.

FOTO: Especial

MARILÚ OVIEDO