SANDRA GONZÁLEZ
5 de agosto de 2015 / 07:33 p.m.

Monterrey.- Con el registro de 10 homicidios relacionados con la delincuencia organizada, julio es hasta ahora el mes con menor número de casos en los últimos cuatro años.

En la reunión del Grupo de Coordinación Operativa, el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz señaló que tomando en cuenta el semestre enero-julio de 2012 contra el de 2015, la disminución es de un 83%.

Tras mostrar estas cifras, las autoridades recordaron que julio de 2011 llegó al pico más alto con 273 homicidios dolosos relacionados con la delincuencia organizada.

"Julio pasado fue el mes más bajo de homicidios de los últimos cuatro años. La disminución, me voy en comparativa con 2012, enero- julio, contra enero- julio de 2015, reportamos una baja del 83 por ciento", señaló Medina de la Cruz.

En la misma comparativa de enero- julio de 2012- 2015, el robo de vehículo disminuyó un 77%.

En otros delitos, como el robo a casa habitación y el robo a negocio, la comparativa se hizo respecto a 2005, cuando había menos inmuebles. La reducción en estos casos es del 39 por ciento y 35 por ciento, respectivamente.

"Al día de hoy no se ha presentado ningún secuestro. Los dos que se presentaron ya se resolvieron, y por respeto y seguridad de la víctima, no damos los nombres, pero se resolvió, según nos informa el procurador", agregó el mandatario.

En la mesa revisaron el operativo de vacaciones de verano en el que se reportó saldo blanco en cuanto a incidentes de turistas con delincuentes.

Sin novedades del ladrón de armas

A dos semanas de que se dio a conocer el robo de armas de la Secretaría de Seguridad Pública, el presunto responsable sigue prófugo y las 45 pistolas y cinco rifles no han aparecido.

El gobernador Rodrigo Medina y el procurador Javier Flores aseguraron que hay avances, pero por el sigilo de la investigación, no se darán a conocer.

Se sabe que Jorge Víctor Salazar Ruiz es el ex trabajador que cometió el hurto y luego de declarar ante las autoridades, desapareció.

Él cuenta con una orden de aprehensión
que giró un juez de la localidad, pero no se ha cumplido.