GUSTAVO MENDOZA | MILENIO DIGITAL
3 de agosto de 2015 / 10:50 a.m.

Monterrey.- Las demoliciones en dos casonas de la zona del Barrio Antiguo obedecieron a que sus estructuras presentaban un riesgo para los habitantes, así como para peatones en el sector, expuso Jesús Hurtado, secretario del Ayuntamiento en Monterrey.

En las últimas semanas se han realizado demoliciones de una casona considerada de alto valor patrimonial sobre la calle Padre Mier, al igual que otra sobre la vía de Morelos, aunque ésta se encontraba afectada y no representaba mayor consideración histórica.

Ambos predios fueron demolidos porque ahí se construirá un área comercial llamada como "Mercado del Barrio Antiguo".

En rueda de prensa, Hurtado refirió que las áreas de Protección Civil, así como la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología (Sedue), hicieron las inspecciones correspondientes, por lo que autorizaron la demolición de los predios al “consultar los riesgos” que implicaban a los ciudadanos.

“En su momento se hizo la inspección correspondiente por parte de las áreas del municipio de Monterrey, particularmente Protección Civil y Sedue; se consultaron los riesgos y se constató que contaban todos los permisos, por eso se autorizó la demolición de esos predios”, expuso el secretario del Ayuntamiento.

Tras la publicación sobre la demolición de ambos inmuebles, Protección Civil del municipio colocó sellos de suspensión a los trabajos en la obra.

Sin embargo, la constructora responsable continuó con los trabajos en la noche. Por parte de la autoridad municipal se comentó que las demoliciones siguieron por el riesgo que presentaban las edificaciones a los peatones del Barrio.