AGUSTÍN MARTÍNEZ 
30 de marzo de 2017 / 08:00 a.m.

MONTERREY.- Fueron 70 días los que la maestra Cecy se aferró a la vida, y luchó en todo momento contra la adversidad.

Fueron más de dos largos –y a la vez cortos– meses, en los que la joven mantuvo una cerrada batalla, apoyada siempre por los médicos y enfermeras del hospital Universitario.

Fue una lucha sin cuartel, en la que la esperanza estuvo siempre viva y firme, aunque al final se extinguió junto con la vida de ella, como se apaga la llama de una vela azotada por el viento.

Cecilia Cristina Solís Flores, de 27 años, fue declarada con muerte cerebral poco antes del mediodía de ayer. A las 13:52 su corazón dejó de latir.

Hacía apenas unas semanas había mostrado alguna mejoría.
Inclusive llegó a tener la capacidad de comunicarse mediante señas, por lo que sus seres queridos fincar grandes esperanzas de que ella se recuperara.

Por lamentablemente eso no ocurrió, y durante los últimos días la joven sufrió varias recaídas.

El hecho que cobró la vida de Cecy ocurrió la mañana del miércoles 18 de enero en uno de los salones de tercero de secundaria, en el Colegio Americano del Noreste.

En aquel inmueble, ubicado en la calle Pase del Lago casi con Lázaro Cárdenas, en la colonia Del Paseo Residencial, uno de los alumnos, Federico Guevara Elizondo, de 15 años, sacó una pistola y comenzó a disparar.

Allí hirió a su maestra y a tres de sus compañeros, identificados como Ana Cecilia y Luis Fernando, ambos de 14 años, así como Manuel, de 15.

Luego de la agresión, Guevara Elizondo se disparó a sí mismo a la altura de la boca. Murió horas más tarde en un hospital de Monterrey.