24 de febrero de 2015 / 02:16 p.m.

Monterrey.- Cada peso y centavo que se gaste en este proceso electoral estará sujeto al mayor escrutinio en la historia del estado y del país.

Ante la posibilidad de que el crimen organizado o cualquier actividad ilícita aporte recursos a las campañas, la ley prevé desde origen un blindaje nunca antes visto.

Este blindaje va en los dos sentidos: tanto lo que entra como lo que se gasta.

A partir de esta contienda, el Instituto Nacional Electoral (INE) ordenó la creación de un padrón de proveedores. Nadie que no figure en dicho listado a más tardar finales de marzo, no podrá ofrecer productos o servicios a los partidos y sus candidatos.

Además, un área de inteligencia fiscal de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de la mano con el INE, se encargará de rastrear el dinero que entre a las campañas.

Para lograr lo anterior fue necesario 'abrir brecha': el secreto bancario desaparece, así es que todas las transferencias serán auditadas minuciosamente.

Si el hilo conductor del dinero lleva a algún negocio ilícito, el INE turnará el caso a las autoridades competentes.

Con esto, el Instituto busca inhibir el dinero sucio en las campañas, y evitar que los topes de gastos sean rebasados y maquillados por los candidatos, quién incumpla perderá en automático su registro para la contienda.

Aunque desde la última semana de enero se buscó una opinión de la Comisión Estatal Electoral sobre este tema, no hubo ninguna respuesta de la presidencia ni del área de Comunicación Social.

APUNTES: BLINDAJE CAMPAÑASCONTRA DINERO SUCIO

* Reportes de gasto serán más frecuentes

* Ya no habrá apoyos en efectivo

* Solo se permiten transferencias electrónicas

FOTO: Archivo /Ap

LUIS GARCÍA