IRAM OVIEDO
28 de septiembre de 2015 / 11:19 p.m.

Monterrey.- Su labor es titánica cuando se enfrentan al fuego. Tienen que enfrentar los peligros de un incendio ya sea en una casa, un negocio o una empresa.Incluso en las faldas de los cerros.

Pero los Bomberos de Nuevo León han perdido parte de su equipo, precisamente en el incendio del pasado lunes 21 de septiembre, en el centro del municipio de Escobedo.

Hoy y siempre, piden la ayuda de la comunidad regiomontana, esta que siempre en las situaciones difíciles, responde con un peso, 10, 20, 50, 100, 200, 500 o más.

Enrique Guerrero Arreaga, comandante y director operativo, hace el exhorto.

“Queremos que la comunidad nos apoye en estos momentos que lo necesitamos, siempre tenemos necesidades en el Patronato, pero hoy requerimos que la gente nos ayude y sabemos que lo harán, también deseamos el apoyo de los gobiernos municipales y estatales”, explicó.

Poco a poco en el programa “Un millón de amigos para los Bomberos”, la gente ha respondido.

Han acudido a dejar su donativo a la Central de Bomberos ubicada en la avenida Constitución, casi con Pino Suárez, en el centro de Monterrey, así como a Juárez y Morelos.

El consejero del Patronato, Antonio Blanca García, no pudo contener las lágrimas, aunque se aguantó.

“Quiero agradecer a toda la gente que nos ha estado apoyando, apóyennos más que nosotros guardaremos siempre su patrimonio en un incendio, para eso estamos”, señaló.

Y la gente de Nuevo León ha estado respondiendo, por lo que se espera que la recaudación sea buena, más aún, que se llevará a cabo la colecta anual.

Cualquiera de nosotros puede sufrir un incendio en su coche, casa, negocio o fábrica…ayudemos a estos héroes anónimos que incluso, algunos han perdido la vida en cumplimiento de su deber.