ESTHER HERRERA
28 de marzo de 2016 / 08:10 a.m.

Monterrey.- El boom en la compra de terrenos en las zonas del Aeropuerto Internacional de Monterrey en Apodaca, así como en los alrededores de los complejos siderúrgicos y automotriz de Ternium y Kia Motors, en Pesquería, ha iniciado su fase de desaceleración al registrarse una saturación, señalaron asesores en bienes raíces.

"El boom fue a partir del 2014 y tuvo su máximo pico en el 2015, el mercado se ha saturado, las oportunidades ya se dieron, así que el 2016 será un año estable donde veremos la planeación de proyectos inmobiliarios de vivienda, bodegas y oficinas que se estarán cristalizando en los próximos tres años", dijo Ramses Álvarez Barajas, asesor en bienes raíces en la zona de Apodaca, Pesquería, San Nicolás y Guadalupe.

Pedro Salazar Cavazos, director general del desarrollo inmobiliario Las Aves, coincide con lo anterior, al afirmar que ya no queda mucho tiempo para que se desacelere el boom inmobiliario que se vivió en esa zona de Pesquería.

"Quizá unos seis meses más se observe movimiento de compras de terrenos para iniciar la desaceleración".

Álvarez Barajas, mencionó que el Centro Industrial Ternium en Pesquería, fue el primer detonante del segmento de vivienda residencial.

"Hace cinco años no existía la vivienda residencial en Apodaca, Ternium y Kia Motors fueron los dos factores que influyeron para que el boom inmobiliario habitacional se diera en los niveles que se dieron. El primer detonador de vivienda en Pesquería lo propició la planta de Ternium y un segundo boom lo provocó Kia Motors".

Kia
Terrenos de la armadora Kia en Pesquería | RAÚL PALACIOS

De esta manera, dijo que la vivienda económica se disparó un 30 por ciento, mientras que la vivienda de lujo creció 50 por ciento en los últimos tres años.

"Digamos que Ternium detonó un 50 por ciento y el otro 50 por ciento lo propició Kia Motors".

El asesor en bienes raíces comentó que en los últimos cuatro años, en Apodaca, el segmento de vivienda registró crecimiento de 10 a 15 por ciento anual, en tanto que los niveles intermedios de vivienda aún se están moviendo.

En Apodaca, el antes de Ternium y Kia, los fraccionamientos Valle Azul, Almería, Rinconada estaban vacíos, al instalarse en Pesquería estas factorías se llenaron, señala.

"Lo que sucedió fue que los dueños de esas casas cuando supieron que se daría una demanda de casa-habitación rentaron las casas
amuebladas, los precios se llegaron a disparar hasta un 20 por ciento".

Dijo que en Pesquería, existen dos segmentos: la casa de interés social cuyo valor asciende entre 250 a 350 mil pesos y el residencial dirigida a los directivos, el valor de estos inmuebles asciende entre dos millones de pesos a tres millones y medio de pesos.

También se dio un boom en la compra de terrenos, una zona donde prácticamente se ha saturado.

"Estamos hablando de que todo el boom inmobiliario se dio en Apodaca sobre todo en la zona del Aeropuerto Internacional, mientras que en Pesquería fue en las inmediaciones tanto del complejo siderúrgico de Ternium como del automotriz de Kia Motors", señaló Álvarez Barajas.

De acuerdo a estimaciones el inventario de viviendas en Apodaca y Pesquería asciende actualmente a unas seis mil.

Pedro Salazar Cavazos, director general del desarrollo inmobiliario Las Aves, aseguró que más allá de esto, Pesquería se ha convertido en un lugar muy atractivo para invertir.

Aseguró que el valor de la plusvalía en Pesquería ha crecido exponencialmente; en el 2009 el metro cuadrado se cotizaba en 35 pesos, hoy el metro cuadrado oscila entre 250 a 300 pesos.

Actualmente hay un buen número de coreanos que están viviendo en el corredor comercial de Miguel Alemán entre San Nicolás, Guadalupe y Apodaca.

"Nosotros creemos que a unos dos a tres años puedan llegar a adquirir vivienda en Las Aves, Apodaca es un municipio muy industrial y la parte de la vivienda residencial no se le da mucho, ni que se diga San Nicolás y Guadalupe, lo que coloca a Las Aves en un nicho de mercado que puede captar", apuntó el directivo.