SANDRA GONZÁLEZ
17 de agosto de 2016 / 07:42 p.m.

MONTERREY.- El paro de labores que realizaron chóferes de la Ecovía dejó al descubierto la ineficiencia con la que opera este sistema de transporte.

No sólo los conductores tienen quejas por las extenuantes jornadas y rebajas indebidas en su salario, sino que los usuarios denunciaron tardanza y aglomeración en las unidades.

El secretario de Desarrollo Sustentable, Roberto Russildi, atribuyó estas deficiencias al tipo de unidades que se adquirieron al inicio de la Ecovía, las cuales no cumplían con las expectativas en cuanto a capacidad de pasajeros.

“Funciona por estos primeros dos años, el pasaje se empieza a incrementar paulatinamente, se mueven las rutas para que puedan alimentar a la Ecovía, pero finalmente es importante informar que desde un inicio este sistema de transporte estuvo trabajando con déficit”, dijo Russildi.

Actualmente, empresarios que tienen la concesión de la Ecovía y el Gobierno del Estado están por llegar a un acuerdo para buscar alternativas, indicó el funcionario.

El problema es que para reparar las unidades o adquirir más, el gasto es mayor debido a que son importadas y las piezas cuestan en dólares.

“Entender el contrato que se había hecho, y hablar con los concesionarios del transporte a quienes les fue asignada la Ecovía, con ellos hemos estado trabajando, en un principio pidiéndoles, exigiéndoles, y bueno pues ellos nos muestran sus contratos y dicen, pues no cumple con el número de pasajeros pero sí con las dimensiones, y entonces en ese tema hemos estado”, comentó.

Sobre el paro de labores de chóferes, los empresarios aseguraron que no volverá a suceder.

Actualmente, Ecovía tiene 80 unidades y se requieren 25 más con capacidad para 100 a 130 pasajeros, de acuerdo con la demanda.
Sin embargo, a partir de la licitación de nuevos camiones, se requieren seis meses para su elaboración.