SANDRA GONZÁLEZ
3 de septiembre de 2015 / 11:09 a.m.

Monterrey.- La información personal del estado de salud es considerado en México como un dato sensible y protegido por diversas leyes y normas, sin embargo, con los avances tecnológicos éstos quedan expuestos al mejor postor.

En el Foro Internacional de Protección de Datos Personales en materia de Salud, que inauguró la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información y la Universidad Autónoma de Nuevo León, los especialistas en leyes y medicina buscan divulgar los derechos que tienen los pacientes para que sus datos sean respetados y analizar las áreas de oportunidad para poner más candados en las leyes.

Anteriormente, cuando no había herramientas tecnológicas, este tipo de información estaba protegida por el Código Ético de los médicos, sin embargo, ahora en la Constitución Política de México, en la de Nuevo León, en la Ley General de Salud, la Ley de Transparencia y Acceso a la Información y en la Norma 004, se establece este derecho.

"De la misma forma que el derecho a la salud, el ciudadano tiene derecho a que el Estado proteja su información sensible", dijo Jorge Mario Pardo Rebolledo, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El gobernador, Rodrigo Medina, asistió a la inauguración que se llevó a cabo en la facultad de Ciencias Políticas de la UANL y puso varios ejemplos en los que las acciones a favor de la salud se tuvieron que someter a estos principios.

Uno de estos, es la ficha evolutiva de los estudiantes, herramienta con la que varias dependencias intervinieron en el manejo de datos.

"Si no hubiéramos hecho esta ficha evolutiva no sabríamos cómo estaba el problema de obesidad en los menores y no hubiéramos logrado contenerlo, y ahí actuó la secretaria de salud, la de educación, en fin, mucha gente tuvo acceso a esos datos para darlos a conocer", dijo el mandatario.

Por su parte, el secretario de salud en la entidad, Jesús Zacarías Villarreal, indicó que son muchos los procesos en donde existe una línea muy delgada entre el manejo de datos sensibles y su uso.

Por ejemplo, en el programa para evitar embarazos en adolescentes, en el registro de los recién nacidos y en el tratamiento de enfermedades como el VIH.