GUSTAVO MENDOZA
24 de enero de 2016 / 11:11 a.m.

Monterrey.- Aquella persona que plasmó su amor por Johny en una pared del sitio de El Salto, de la comunidad Ciénega de González, en el municipio de Santiago, no sabía que dañó pinturas rupestres que dejaron hace cuatro mil años los primeros pobladores de la región.

Pero ese mensaje de amor no es el único caso. Decenas de marcas o graffitis han vuelto casi imperceptibles cuatro paneles con pintura rupestre debido a la alta afluencia de turistas en la zona.

Un proyecto no antes visto en Nuevo León busca recuperar las pinturas ancestrales, retirando las marcas de aerosoles, plumón, gis y demás materiales contemporáneos.

El proyecto emprendido por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Nuevo León, con apoyo de la Coordinación Nacional de Conservación y Restauración, se realizará en el transcurso del primer semestre del 2016.

Pero el trabajo de recuperación no sólo busca liberar a la pintura rupestre de las marcas contemporáneas, sino que se aprovechará para estudiar en laboratorios de Estados Unidos la composición del material con el cual se hicieron los trazos antiguos.

La arqueóloga Araceli Rivera Estrada, investigadora del INAH Nuevo León, resaltó que los trabajos de recuperación iniciaron toda vez que el abandono y afectación al sitio fue denunciado por un habitante del municipio.

Buscan recuperar pinturas rupestres de El Salto dañadas por graffiti
Se espera que los trabajos comiencen en el primer semestre del año, una vez que los recursos federales sean liberados. | ESPECIAL

Líneas, círculos, figuras humanoides, representaciones de animales y plantas son algunos de los dibujos que se plasmaron en la pared hace unos cuatro mil años, aproximadamente.

Se tratan de cuatro paneles con una medida de 45 metros de largo. Inicialmente se planea que a través de la aplicación de químicos se puedan retirar las marcas de aerosol para conservar las pinturas originales.

Se espera que los trabajos comiencen en el primer semestre del año, una vez que los recursos federales sean liberados.

Sin embargo, el principal reto que tienen los especialistas tiene que ver con la concientización de los visitantes a El Salto.

"Va ser importante que la población esté consciente que no sólo es una inversión del seguro y de un equipo interdisciplinario de trabajo, sino que ese trabajo tiene que ir a la par a la conciencia de protección al sitio por parte de los paseantes. De nada va a servir si sigue la gente llegando a hacer grafitti", refirió.

A destacar

• Se trata de una pared de 45 metros de largo, donde se concentra la principal cantidad de pintura.

• A falta de estudios detallados, se presume que los trazos podrían tener casi cuatro mil años.

• Se tratan de dibujos donde aparecen líneas, círculos, figuras humanas, de animales así como plantas.

• Por primera vez se hará un estudio para conocer las propiedades químicas de la pintura utilizada.

• Los trabajos iniciarán a mediados del primer semestre del 2016.

• La recuperación de las pinturas se hará con especialistas del INAH Nuevo León, así como de la Coordinación Nacional de Conservación y Restauración del INAH México.

• El muro se ubica en un paraje cercano al poblado Ciénega de González, en Santiago.