ERIK SOHEIM ROCHA | @Erik_Reportero
14 de octubre de 2015 / 03:08 p.m.

Monterrey.- Los diputados locales calificaron de autoritario y violatorio a los derechos humanos, que el Ejecutivo Estatal haya solicitado a sus servidores públicos renunciar a sus partidos.

En rueda de prensa los coordinadores del PRI y PAN invitaron a los burócratas que se sientan afectados a realizar una denuncia ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

"Es una clara amenaza, perdón por lo que voy a decir pero es anacrónica totalmente, autoritaria. Es una medida que creo que en estos tiempos en el 2015 ya no puede suceder. Alguien está haciendo muy mal las cosas en el sentido del trato a las garantías individuales de cualquier ser humano, en este caso de los servidores públicos", dijo el diputado local del PRI, Héctor García.

"Es importante que nadie sea discriminado por su condición, raza, creencia o asociación política y creo que esto debe tomarse con un poco más de cuidado", señaló el coordinador de la bancada panista, Arturo Salinas.

"Que se les esté pidiendo de una manera muy injusta que renuncien a un partido es como si les estuvieran pidiendo que renuncien a una religión que ellos crean y es una manera muy autoritaria sólo en los régimen de tercer mundo hacen eso, ninguna democracia moderna hace eso a su burocracia", dijo el coordinador de los diputados priistas, Marco González.

En una circular dirigida a mandos medios y altos de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León, el Gobierno del Estado les informó que todos aquellos servidores públicos que cuenten con afiliación partidista deberán presentar su renuncia a dichos grupos políticos.

El documento cita: "Se les informa que por órdenes superiores, todos aquellos servidores públicos que cuenten con afiliación partidista, deberán presentar su renuncia al partido político del cual sean militantes y proporcionar una copia de la misma a la Secretaría Particular del Procurador".