SANDRA GONZÁLEZ
29 de octubre de 2017 / 10:44 a.m.

MONTERREY.- Desubicados en el tiempo, así comenzó este domingo 29 de octubre para muchas personas debido al cambio de horario, en el que se retrasó una hora el reloj.

En la Alameda Mariano Escobedo, en el punto de abordaje al transporte público para los trabajadores hubo muchas de estas historias.

"No sé qué hora es, voy al trabajo pero no sé si estoy bien porque no sé si el teléfono se actualizó o no", refirió un peatón.

Acostumbrados a delegar decisiones de tiempo y espacio al celular y otros gadgets, los regios durmieron confiados y se sorprendieron al ver la luz.

“Pues el teléfono trae la hora correcta, pero si destantea que ya está saliendo el sol", dijo una joven.

En tanto, las personas que trabajaron durante la noche y madrugada no disfrutaron tanto como otros que alargaron la fiesta o durmieron más.

"Pues haz de cuenta que trabajamos una hora más, ni modo".
En el primer cuadro de la ciudad se observó gente dormida en las calles, abatidos después de una prolongada noche de fiesta.


ilp