ORLANDO MALDONADO
6 de abril de 2016 / 11:53 a.m.

Monterrey.- Al considerar que solo es un show mediático en su contra por los casos de corrupción que se están investigando de la pasada administración, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón defendió la labor del subprocurador Anticorrupción, Ernesto Canales, por lo que descartó sepáralo de sus funciones.

El mandatario estatal criticó que los diputados no estén midiendo con la misma vara los casos polémicos como el de la ex alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, y el del ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

"Él no le ha dado 'moches' a nadie, estuvo en un litigio y cobró por él. Yo sigo firme con todo el Gabinete, los diputados deberían de ponerse a chambear en los pendientes que tienen.

"Yo preguntaría a los diputados: ¿qué pasa con el juicio político de Rodrigo Medina y Margarita Arellanes? Eso lo escondieron, no han citado a nadie, no han dicho que pasó con la sospecha de los 'moches' de los diputados o de la sospecha que se tiene respecto a que los casinos reciben dinero para que aprobaran la Ley Antitabaco", refirió.

Insistió en que Ernesto Canales es un hombre probo y con mucha experiencia y que pronto dará resultados en los temas de corrupción que están investigando de la pasada gestión.

"Don Ernesto Canales es una persona que está dando resultados, pronto dará más resultados y ahí se acabarán las dudas, es decir, es parte del proceso que por razones de distracción... el tema de corrupción es un tema para el Estado fundamental", dijo.

E inclusive Rodríguez Calderón aseguró que solamente es "grilla" de los diputados llamar a comparecer a sus funcionarios ya que sostuvo que "es absurdo que llamen a declarar a alguien para saber dónde compró sus calzones".

"El trabajo de los diputados tiene que ser con seriedad, si hay algo que llama la atención pueden pedirlo y nosotros podemos informarlo, pero este show es mediático de la confronta que no nos lleva nada a Nuevo León", añadió.

Respecto a si sabía o no del caso con anterioridad, el mandatario estatal sólo se limitó a contestar que es un caso público de ya hace varios años.

Concluyó que no es facultad de los diputados estar pidiendo renuncias "a cada rato" de su Gabinete, así como no es de su incumbencia el que pida la renuncia de un diputado.

"Mientras la ley no diga lo contrario no debo ni puedo, ni quiero quitar a nadie del Gobierno hasta que no se comprueben esas cosas", mencionó.