MULTIMEDIOS DIGITAL 
11 de febrero de 2016 / 07:30 p.m.

MONTERREY.- Tras pasar horas formadas a las afueras del penal del Topo Chico para poder ingresar y ver a sus seres queridos, madres de familia y esposas de los reos entraron en crisis emocional y nerviosa al enterarse que ya no iban a poder entrar, pues personal del centro penitenciario les indicó que las visitas se habían cancelado.

En el lugar, las mujeres Que ya no pudieron entrar a las instalaciones rompieron en llanto, al no saber cómo se encontraban sus seres queridos.

De igual manera no se les notificó a qué hora podrían volver para ver a sus seres queridos.

Además, según lo manifestaron las mujeres, indicaron que se quedarán a las afueras del penal en el transcurso de la madrugada, por temor a que suceda otra situación, como el motín en el que 49 personas murieron.