MARCELA PERALES @marce_reportera
22 de julio de 2015 / 04:45 p.m.

Monterrey.- Los más de un millón de nuevoleoneses que fuman tienen la probabilidad de sufrir enfermedades mortales como el cáncer, incluyendo uno de los más agresivos, el pulmonar.

"Hablamos más del cáncer del pulmón relacionado al tabaco, porque el 90 por ciento del cáncer de pulmón está relacionado con el tabaco. Lo que quiere decir que si no fumara la población tendríamos 90 por ciento menos de cáncer", explicó Rafael Piñeiro Retir, médico del área de radiooncología.

El tabaquismo es una enfermedad que no distingue edades ni niveles de consumo.

“Hemos tenido pacientes con cáncer de pulmón de 30 años. Un solo cigarrillo comparado con 10 cigarrillos diarios, produce el mismo porcentaje de cáncer en pulmón”, explicó Juan Francisco González, director del Centro Contra el Cáncer.

Una buena noticia sería no desarrollar cáncer pulmonar, pero existen otras decenas de probabilidades.

El tabaco produce al menos 20 tipos de cánceres distintos. Solo en la vía oral pueden desarrollarse nueve diferentes como el de faringe, boca, lengua y piso de boca, por mencionar algunos. Pero también está el área de laringe, pulmón, tranquea, esófago, páncreas, y en las mujeres cáncer cervicouterino y de mama.

Según la Encuesta Nacional de Adicciones, los fumadores de entre 18 y 65 años comenzaron a fumar a los 17 años.

La mitad de los niños se convierten en adictos a la nicotina con solo ponerse en contacto con un cigarrillo.

El 15 por ciento de los adolescentes desarrolla una adicción dos días después de su primer cigarrillo.

“Todos los niños expuestos en casa, con padres o familiares que fuman tienen más enfermedades respiratorias, neumonías que son más graves, padecen asma y además está comprobado que pueden desarrollar cáncer”, dijo Rafael Piñeiro Retir.

Aunque su publicidad diga lo contrario, el cigarro electrónico, no es recomendado como sistema de tratamiento para dejar de fumar.

Los expertos señalan que su uso no exenta de riesgos a la salud, incluso, la Agencia Americana del Medicamento los ha desautorizado por encontrar sustancias tóxicas.