25 de febrero de 2014 / 07:00 p.m.

Monterrey.- La detención de Joaquín "el Chapo" Guzmán no representa ningún triunfo del Gobierno sobre la delincuencia organizada, porque la estrategia se ha concentrado en detener a personas, cuando deberían estar destruyendo las estructuras de las organizaciones delictivas, consideró el panista Mauricio Fernández Garza.

 

Vaticinó que el Cartel de Sinaloa seguirá operando aún con su jefe en la cárcel, pues seguramente surgirá un heredero, un nuevo líder que tome el lugar de Guzmán Loera, como éste lo hizo cuando fue aprehendido el fundador Miguel Ángel Félix Gallardo.

 

"La guerra pues sin duda está totalmente perdida, el que piense que estamos ganando, no sabe ni que está hablando. Si creen que por que El Chapo fue aprehendido estamos ganando la guerra, nada más vean el tamaño del cártel de Sinaloa y digan si eso es ganar la guerra".

 

"Estamos bien equivocado en el rubro de este problema", puntualizó Fernández Garza.

 

Lo que se necesita es golpear directamente la industria del ilícito, que no es sólo el narcotráfico, sino el lavado de dinero, las extorsiones, el contrabando.

 

Concentrarse sólo en acabar con las cabezas del crimen organizado, no ayuda a acabarlo, cuestiono el ex alcalde sampetrino, porque es como en las grandes empresas. Si quitan al presidente del Consejo, lo suplantan al día siguiente. Igual en los carteles de la droga.

 

"La industria del narcotráfico ha crecido enormemente, entonces tenemos que replantear la estrategia, que para mí el combate como lo tenemos es un fracaso, la industria ha crecido enormemente, el consumo de drogas ha aumentado, y la industria ha florecido, no nada más en el negocio del narcotráfico, sino en muchos otros campos del crimen organizado". 

 

Habría que ver el tamaño del Cartel de Sinaloa para ver claramente que la guerra contra el narcotráfico se está perdiendo. Es una economía tan grande que tan sólo en México se lavan 40 mil millones de dólares, en tanto que en los Estados Unidos estarían "blanqueando" al sistema económico unos 600 mil millones de dólares. Es necesario atacar esa estructura financiera.

 

"Si realmente queremos combatir el fondo, no es nada más con las cabezas, sino sobre todo con el dinero, el lavado de dinero, o pegarle a la industria, ero las estrategias están encaminadas mucho a estos personajes, por eso creo que una de las vías que debemos contemplar es la legalización de las drogas". 

 

Fernández Garza enfatizó en que acabar con los sistemas financieros del crimen organizado mermaría su capacidad de corromper a las autoridades, como ahora sucede, y facilitaría su destrucción.

 

 

Quien piensa que está ganada la guerra contra el narcotráfico está equivocado, dijo el político panista porque aquí lo que se refiere es golpear cada una de las estructuras que tiene el crimen organizado, que no es solamente narcotráfico sino que incluye muchas facetas como lavado de dinero, las extorsiones, pornografía y otros más.

Francisco Zúñiga