FRANCISCO ZUÑIA ESQUIVEL
13 de julio de 2017 / 09:22 a.m.

MONTERREY.- Un incendio en los pisos altos de un edificio puede ser fatal, porque Bomberos Nuevo León no cuenta con el equipo para combatir el fuego a esas alturas, pues los tres camiones con escalera telescopica con que cuenta, apenas alcanzan unos doce niveles de altura.

Entonces, le apuestan a la prevención, y a que los constructores cumplan con las medidas de seguridad para este tipo de inmuebles, como lo es un sistema de aspersores y detectores de humo en todas las instalaciones, dice el comandante Enrique Javier Guerrero Arreaga.

En los últimos años años, la ciudad ha tenido un crecimiento habitacional vertical, con edificios que superan los 30 pisos, tres veces más de lo que alcanzarían los bomberos a combatir. Esto representa un problema, porque adquirir escaleras telescopicas de semejante magnitud, como las tienen en otros países, es algo necesario, pero demasiado caro.

Lo ideal es que los edificios tengan un sistema de seguridad, con aspersores que ayuden a mitigar el fuego en tanto llegan los bomberos a la zona.

El comandante Guerrero Arreaga aclara que si bien el equipo no es suficiente, los elementos sí han recibido capacitación para combatir ese tipo de incendios.

Afortunadamente en Monterrey no es común los incendios en partes altas de edificios. Se han dado casos de conatos de incendio, pero el último que sí puede considerarse un siniestro grave fue hace unos 35 años, en el Edificio Monterrey, donde entonces se encontraba el Club Industrial, al que se le quemó la cocina. Entonces, no había mucha cultura de prevención.

Pese al creciente número de edificios, sólo San Pedro ha hecho obligatorio por ley que los edificios cuenten con sistemas de detección de calor y aspersores.

Sin embargo, advierte el comandante Guerrero Arreaga: Si ocurriera un incendio en la parte alta de un edificio, los bomberos sabrán como combatirlo, aún con las carencias de equipo.


mmr