JAVIER SEPULVEDA
2 de abril de 2016 / 10:51 a.m.

Monterrey.- Suena el disparo de arranque y los borriquillos salen veloces con los jinetes sobre sus lomos. Atrás dejan a quienes con varas en mano fustigaron sus cuerpos para hacerlos salir a toda marcha antes de recibir un segundo golpe. Es la carrera de burros más esperada del año que se celebra, cada sábado de Gloria, en el municipio de Higueras.

El pueblo se reúne para apoyar a sus jinetes favoritos, o a los burros que ven con mejores cualidades para imponerse en la competencia que se organiza como parte de las fiestas tradicionales celebradas en ocasión de la Semana Santa.

Cuando los jumentos dan el salto, liberan la algarabía y los gritos de apoyo de todos. Unos le van al blanco, al que apodan "Palomo" y otros al oscuro. Hay uno muy alto que parece mulo y este año fue el favorito. Al final lo mejor no fue ganar, sino dar espectáculo...