MARCELA PERALES
28 de diciembre de 2016 / 11:27 a.m.

MONTERREY.- En la Casa de Simón de Betania no se necesita ser médico de profesión para atender a pacientes terminales y para darles calidad de vida en su última fase sobre la tierra.
Hace 30 años la madre Anastasia Jaramillo Esquivel inició esta labor y junto con ella otras cinco religiosas se encargan de más de 40 pacientes que reciben por año aproximadamente, incluyendo niños con VIH.

El Padre Gerardo Flores Cárdenas es Capellán de la Casa desde hace más de 20 años y señala que la atención que se les brinda es integral, pero que el medicamento más eficaz es el cariño.

“La casa Simón de Betania es un hogar donde se reciben a todos los enfermos que no tienen quien los cuide y no tienen dinero para mantener su enfermedad.

Implica el medicamento que es sumamente caro, hospital, atenderlos, la mano de obra que es de enfermería, pero el ingrediente principal es que se sienten atendidos, se sienten con amor. Acompañar a un paciente con VIH es muy bonito porque estas acompañando a alguien que se siente despreciado, y con la seguridad de que no te va a pasar nada”.

En Simón de Betania se atienden a adultos y niños con sida, tuberculosis y cáncer. A todos ellos se les da calidad de vida sin pedir nada a cambio.

Sin embargo, las religiosas nunca han contado con un espacio para vivir, dormir o realizar sus actividades, motivo por el cual el Consejo de la Casa decidió iniciar la construcción de una vivienda.

“Las religiosas empezaron su trabajo en 1985 y desde ese momento a la fecha ellas no cuentan con un lugar propio para vivir. Siempre han buscado espacios pequeños, acomodarse en los cuartos de los pacientes.

Considera el Consejo que es muy necesario y calidad de vida también para ellas. Donde puedan tener un espacio para sus hábitos, libros, donde puedan descansar. Ellas trabajar 24 horas siete días a la semana, ellas no descansan”

El proyecto supera los seis millones de pesos y hasta el momento Simón de Betania cuenta con un millón, resultado de aportaciones.

La asociación pide el apoyo de los ciudadanos y autoridades para poder concluir este espacio ubicado en las instalaciones de Mina, Nuevo León.

Esta cantidad es independiente de los casi 650 mil pesos mensuales que se invierten en el tratamiento de pacientes y mantenimiento de la casa.

Casa Simón de Betania A.C.

Banco: Banorte.
Cuenta: 0157035339
Clabe: 072 580 00157 035339 4
Nombre: Casa Simón de Betania, A.C.

Teléfonos: 83-51-78-06 y 83-31-45-66