MARCELA PERALES
22 de noviembre de 2017 / 09:40 a.m.

CADEREYTA.- El municipio de Cadereyta es otro que se distingue por el número de casas en abandono, como las ubicadas en la colonia Bella Vista.

Este sector también se caracteriza por la presencia de posesionarios que al ver las casas sin habitar se adueñan de ellas, como el caso de la señora Angélica González.

“Tengo cuatro años de vivir aquí. Yo salí a buscar casa y me vine a meter aquí porque estaba sola. No paga nada, ni renta, ni nada”

En Bella Vista se ha llegado al punto de preferir a los invasores que a los delincuentes. Tanto vecinos regulares como los irregulares fomentan la posesión de viviendas deshabitadas.

“Si les hemos invitado a los vecinos que no tienen casa a que se metan, mejor. Que se metan porque hay mucha rata y vandalismo y las casas solas les sirven de escondite”

La zona desolada ha rebasado límites, lo dijo un joven que acostumbra robar y drogarse.

Él mismo señala que las casas solas son sus escondites pero solo para intoxicarse, porque ya no tienen nada que robarles.

“Ya ni tienen nada las casas. ¿Ya no hay nada que robar? No, yo ya no ando robando en las casas solas, yo ya robo en otros lados”

Tanto Fomerrey como Infonavit señalan que esto también obedece a las personas foráneas que llegan, ejercen su crédito y después abandonan su casa.

Información proporcionada por estos organismos señala que en Nuevo León existen cerca de 40 colonias irregulares con casas vacías y unos 5 mil posesionarios.

“Uno de los problemas de Nuevo León es que todos los días llegan familias foráneas, no solamente de otros Estados, de otros países y muchos caen en las garras de estos individuos y van y se posesionan de un pedazo de tierra”, señaló Adalberto Nuñez, Director del Instituto de la Vivienda y de Fomerrey.

Otro factor es que de las 6 mil viviendas abandonadas, el 5 por ciento corresponde a trámites con Fomerrey.

Pero cuando el mismo ya los vecinos están adueñados de la vivienda sin dueño o deshabitada.
“Se ponían de acuerdo con un líder, invadían y ponían servicios y después usaban Fomerrey como intermediario para poder regularizar y escriturar”, dijo el funcionario.

Los organismos han hecho esfuerzos para erradicar este problema, que muchas veces es generado por la falta de información por parte de los dueños.



mmr