francisco zúñiga
18 de diciembre de 2015 / 05:46 p.m.

Monterrey.- Las casas de empeño podrían estar incurriendo en el delito de fraude de usura, ya que sus intereses son mayores a los límites que imponen las leyes, advirtió el abogado Horacio Moyar Quintanilla.

Tras las denuncias de varios usuarios en el sentido de que pagaron hasta 100 y 200 por ciento por los créditos de dinero que les prestaron por sus prendas empeñadas, el litigante señaló que la ley pone límites, y si se violentan, se incurre en delitos.

El Código de comercio en su artículo 362 señala que los intereses máximos no deben ser superiores al seis por ciento, y para fijarlos, deben ser el promedio de las tasas de interés bancario que fija el Banco de México.

Si se cobra un rédito excesivo, se incurre en el delito de fraude de usura, señala por su parte del Código penal en el artículo 392, dijo Moyar Quintanilla.

Sin embargo, las casas de empeño cobran interés sobre interés, que al final son superiores, y en caso de un retraso en los pagos, pueden llegar incluso al cien o 200 por ciento, como han demostrado muchos afectados.

Pero existe una solución, pues se ha implantado jurisprudencia en base al artículo 174 de la Ley de Títulos y Operaciones de Crédito, en el sentido de que un juez puede regular los intereses excesivos de un pagaré de manera prudencial, es decir, a su propio criterio de que es lo justo.

Moyar Quintanilla expresó que como todo tipo de fraude, este delito se persigue sólo a instancia de parte, por lo que los afectados por un interés excesivo, deben presentar su denuncia ante las autoridades correspondientes, para lograr una reducción en los pagos.