LOURDES SOLER
17 de noviembre de 2016 / 04:19 p.m.

MONTERREY.- Con el argumento de que cobrando el 10 por ciento del impuesto a casinos las salas de juego quebrarán, el presidente de los Casinos a nivel nacional, Miguel Ángel Ochoa, presentó una propuesta para que se bajara al seis por ciento el impuesto propuesto por el diputado Arturo Salinas.

Si los diputados locales aprueban un impuesto a los casinos este sector desaparecerá, así lo expresó el presidente de la Asociación de Permisionarios Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México, Miguel Ángel Ochoa.

Ante esta situación el presidente acudió al Congreso local a presentar una iniciativa para que sea únicamente el seis por ciento lo que se establezca como nuevo pago y no el 10 por ciento que plantean los legisladores.

"No nos vayamos al 10 por ciento que es sangriento, que nos terminará por acabar, porque no sólo se paga ese impuesto, se paga al 30 por ciento a nivel federal del IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) que es un impuesto especial, se paga ese seis por ciento al Estado, se paga a los municipios, se paga dos por ciento de aprovechamiento a la Secretaría de Gobernación, por gozar y disfrutar del permiso.", expuso.

Después del ataque registrado al Casino Royale en el 2011, la entidad limitó la instalación de salas de juego, por lo cual, el presidente pidió que se permita la instalación de más casas de apuestas.

Además aseguró que anteriormente existían 46 casinos y con las nuevas normas sólo quedan 22.

"Pensar en alternativas que generan más recursos, nuevas salas, las anteriores que estaban cerradas volverlas a reabrir, eso generaría empleo generaría economía porque no sólo lo que gana la gente sino los proveedores que dan servicio”, dijo.

“Atraemos la inversión extranjera de Estados Unidos, de Canadá, de Europa que está lista para entrar a México, pero evidentemente Nuevo León es un estado cerrado a las nuevas inversiones", indicó.

Fue este miércoles cuando la bancada panista presentó una iniciativa para crear un impuesto del 10 por ciento a los jugadores de Casinos, de donde se pretende generar hasta 320 millones de pesos para un fondo de seguridad para los municipios.