8 de julio de 2014 / 12:43 p.m.

Monterrey.- La Procuraduría de Justicia dio vista a la Procuraduría General de la República (PGR) para que inicie con las investigaciones de la desaparición del nonato, por si llega a trascender el tráfico de órganos, y dejó una reserva de la misma en el sistema tradicional, donde se va a indagar el delito de violación a las leyes de inhumación y exhumación de cadáveres.

Fue el jueves de la semana pasada cuando el agente del Ministerio Público, que integraba la averiguación del caso en el nuevo sistema acusatorio, envió copia de la investigación a las autoridades de la federación.

Hizo el mismo procedimiento, pero en una fiscalía del estado, en la que todavía opera el sistema tradicional, para que sean los nuevos encargados de las indagatorias y determinen lo ocurrido con el bebé que estaba a punto de dar a luz Jovita Vela Rodríguez, de 28 años, quien murió en un accidente, el pasado mes de abril.

El pequeño que desapareció y que supuestamente nació sin vida, era un nonato de siete meses de gestación que pesaba un kilo 900 gramos y medía 43 centímetros de estatura.

Eso fue lo que establecieron los expertos en medicina Forense que realizaron la autopsia al cadáver de Vela Rodríguez y analizaron el desecho de masa corporal que entregó el personal del Hospital de Pemex, donde ocurrió la desaparición.

Trascendió que las autoridades estatales tardaron casi tres meses para dar vista del caso a un fiscal de la delegación estatal de la PGR por trámites, principalmente de amparos, que promovieron varios testigos que fueron llamados a comparecer en relación a los hechos.

FOTO:

TELEDIARIO DIGITAL