5 de marzo de 2014 / 03:35 p.m.

Monterrey.- Este miércoles 5 de marzo dio inicio la cuaresma, tiempo de conversión y preparación para la Pascua o Domingo de Resurrección, donde se recuerda la pasión y muerte de Jesucristo, según establece la iglesia católica.

Con motivo al inicio de la cuaresma los creyentes católicos acudieron desde temprana hora a la iglesia más cercana para recibir la ceniza, que se obtiene de las palmas del domingo de ramos del año pasado, además de los misales o imágenes religiosas.  

Cientos de fieles acudieron a la Catedral Metropolitana de Monterrey a las siete de la mañana, a la misa oficiada por el Arzobispo Rogelio Cabrera López quien en su mensaje señaló que los sacrificios que se realizan en estos días como el ayuno no deben reflejar tristeza.

"Cuando ayunen no pongan cara de tristes, péinense, que se vea que están de fiesta, el ayuno nos forja como discípulos de Dios", dijo.

Agregó que este tiempo es para intensa oración y para vivir la caridad y recordar de dónde venimos.

"La cuaresma es una lucha contra el mal, recordemos que somos de polvo, somos personas débiles, no podemos pretender grandezas, nuestro nivel es en el suelo, solo Dios está en el cielo, siendo tu pequeño, Dios te hace grande", reiteró. 

La ceniza que se coloca en la cabeza se obtiene de las palmas del domingo de ramos del año anterior, imágenes de santos y misales.

Esto se repitió en todas las iglesias de la arquidiócesis de Monterrey, donde muchos aprovecharon muy temprano antes de iniciar sus actividades y otros más que estaban de vacaciones en la ciudad.

El arzobispo señaló que parte de las actividades a realizar es que 200 sacerdotes acudieran a los penales del estado a llevar un mensaje de esperanza a las personas que se encuentran presas.

Zyntia Vanegas