GUSTAVO MENDOZA | MILENIO DIGITAL
30 de agosto de 2015 / 11:31 a.m.

Monterrey.- Son pocas las personas que pueden permanecer en los medios de comunicación y convertirse en un referente. El conductor y locutor Héctor Benavides es uno de ellos, mismo que este domingo 30 de agosto celebra 50 años de estar presente en la televisión regiomontana.

Inicialmente tuvo la oportunidad de participar en el programa El clan del martillito, que se transmitía en el antiguo Canal 10 de Monterrey allá por 1965.

Tres años más tarde sería invitado por Francisco A. González a participar en Multimedios, donde ha hecho una carrera a lo largo de los últimos 50 años.

Ha sido testigo de cómo llegó la primera transmisión a color en Monterrey hacia 1973 y de cómo se ha desarrollado una ciudad que tenía 700 mil habitantes para convertirse en el área metropolitana que hoy conocemos.

arquitecto
En 1965 tuvo la oportunidad de participar en el programa El clan del martillito, que se transmitía en el antiguo Canal 10 de Monterrey. | RAÚL PALACIOS

Este 30 de agosto cumple 50 años en la televisión, ¿cómo comenzó su historia?
Fue un lunes, justamente de 1965, en el canal que era el más antiguo de la ciudad: Canal 10 XHX. En esa época, creo, fui de la segunda generación que entraba a trabajar a ese canal de conductores pues antes estuve cinco años trabajando en la radio: XEAR Radio Alameda, en la MR y NL como reportero y ya después llegué de locutor a la AW y a la RG.

A raíz de una entrevista que le hice a la cantante catalana Gloria Lazo fue que les llamó la atención a don Mario Quintanilla, gerente y director de Canal 3 y 10, y fue quien me invitó a participar en el programa de jóvenes El clan del martillito y estuve ahí tres años exactos, para después recibir la invitación de Francisco A. González para venirme aquí, donde entré en septiembre de 1968.

figura arquitecto
Hace 50 años se tenia que hacer de todo desde locutor de cabina hasta presentador de las series de moda como Batman y Robin o Los intocables. | RAÚL PALACIOS

¿Cómo era hacer televisión hace 50 años?
Tenías que hacer de todo, desde locutor de cabina para presentar el siguiente programa, que serían series de aquel tiempo como Batman y Robin o Los intocables, hasta programas como el ciclo de inmortales del cine mexicano con Pedro Infante, Jorge Negrete o María Félix.

Pero si uno se movía te podías empezar a colar, por ejemplo a la lucha libre como comentarista. A mí me dejaban la lucha preliminar en la Arena Coliseo, que se grababa para la transmisión al día siguiente.

En verdad había que hacerle de todo para estar en la televisión.

Era otra ciudad, otro contexto, otro público el que seguía la televisión por aquellos años.

Sí, era todo muy sano desde el punto de vista de las costumbres, era muy conservadora la postura. El rock and roll era lo más criticado de la época, pues se relacionaba con las drogas. Programas como Muévanse todos o Clan del martillito eran muy tranquilos, la verdad.

¿Y cómo ha cambiado la forma de conducir y presentar la noticia en estos 50 años, continuando con un perfil de responsabilidad ante un público telespectador más exigente?

Se ha relajado mucho y el respeto también a la audiencia. Antes se conducía uno hacia el espectador siempre de usted, al funcionario se le tenía cierta distancia.

También no es detenerse en aquella época, eran tiempos diferentes. Se sentía menos maldad o malicia en la ciudad, ahora si la había los medios no la magnificábamos como pasa ahora.

conferencia arquitecto
"Aunque estoy eternamente agradecido a mi empresa, y especialmente a mi esposa, por el apoyo que me han dado siempre", mencionó. | ARCHIVO

¿Qué ha cambiado en el telespectador?
Hoy el público es más demandante aunque a veces no sé qué tanta razón le asista, principalmente ahora con las redes sociales que pueden generar tanto daño a un personaje público.

Por otro lado eso es bueno, me parece mejor porque antes, por ejemplo, cuando empezaba el Telediario en 1975 nos íbamos a la calle Morelos a entrevistar a la gente pero muchos de ellos no querían dar entrevista frente a la cámara, no querían criticar o meterse en problemas. Hoy la gente es distinto, les preguntas sobre el alcalde o gobernador y saldrían las críticas.

En estos 50 años, ¿qué pasajes de la cobertura televisiva tiene presentes?
Uno de los más presentes que tengo es sacarle un saludo al Papa Juan Pablo II, en 1979. O la experiencia en la animación infantil al lado de Cepillín, donde sentimos mucho el cariño de la gente. Otra experiencia bonita fue la designación del Papa Benedicto XVI pues estábamos transmitiendo en vivo desde la Plaza de San Pedro, en el Vaticano.

Y bueno, aunque no usamos tanto la televisión, la transmisión continua de 25 horas del huracán Gilberto donde el martes siguiente de la tragedia hicimos un maratón con otra televisora local.

Recuerdo también una tarea a la que nos mandó don Jesús Dionisio a Ciudad Guzmán, Zapotlán, que fue afectada por el terremoto de 1985; nosotros fuimos en octubre y desde acá se hizo una colecta para apoyar al pueblo.

Es una trayectoria de 50 años frente a la televisión, ¿cómo se visualiza en los próximos años?
Son muchos años, más de la mitad de mi vida me la he pasado aquí. Tengo 74 años y 50 me los he pasado en este canal. Mi casa es Multimedios y la defenderé siempre.

Quería sacar un libro sobre esta fecha que mencionas pero decidí detenerlo un poco por la situación que vivimos recientemente. Yo me daba, después de éste libro, unos tres años más y que ahí muriera, pero con lo que pasó ahora quiero unos seis años más, quiero cerrar el ciclo viendo qué va suceder en el Estado.

Yo quiero mucho a Monterrey, en verdad amo a esta tierra. En esta fecha al menos quiero dejar una historia escrita, que el tiempo que les he faltado a mi familia, mi esposa e hijos, pues consideren que es por la carrera. Aunque estoy eternamente agradecido a mi empresa, y especialmente a mi esposa, por el apoyo que me han dado siempre.