ORLANDO MALDONADO
2 de agosto de 2016 / 11:20 a.m.

MONTERREY.- Ningún maestro, ni tampoco ningún director, puede obligar a los padres de familia a pagar una cuota, consideró el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Y, ante el nuevo ciclo escolar que está próximo a llegar el 22 de agosto, el mandatario estatal adelantó que todo personal del magisterio que impida a los alumnos el acceso a la escuela por no haber pagado cuota escolar será cesado de sus funciones.

Lo anterior tras la denuncia que este domingo padres de familia interpusieron contra directores académicos que estuvieron obligándolos a realizar el pago de cuota ya que, de no hacerlo, no dejarían entrar a sus hijos, según comentaron.

En este sentido, el gobernador invitó a todos los padres de familia a que denuncien ante las instancias competentes la obligatoriedad del cobro de cuotas escolares para que el Estado pueda actuar en consecuencia contra el maestro, inspector o director de la escuela.

“Todos los padres de familia que se vean forzados a pagar una cuota que ellos no quieran pagar pueden denunciar al director y el Estado procederá.

“Ningún maestro, ningún director, puede obligar a los padres de familia a pagar una cuota, si los padres de familia se organizan entre si y entre sí dicen: ¡nosotros queremos apoyar la escuela! Bienvenido pero nadie, absolutamente nadie, puede cobrar sin el consentimiento del papá”, dijo.

¿Ustedes cesarán a quien imponga el cobro de cuotas escolares?

“Así es”.

Padres de familia reportaron el cobro de cuotas escolares en diferentes primarias y secundarias del área metropolitana, que van desde los 300 hasta los 2 mil pesos.

Esto a pesar de que el cobro obligatorio de cuotas escolares es ilegal, ya que desde el 2013 se aprobó una reforma para multar a quien condicione el servicio educativo.

Las técnicas para condicionar el pago abarca medidas como no entregar a los padres la lista de útiles escolares, e incluso negarle al estudiante un salón de clases.