LOURDES SOLER
29 de julio de 2017 / 10:09 a.m.

MONTERREY.- A sus 23 años, Angélica Mata Lozano soñaba con cantar en los mejores escenarios, pero sus esperanzas fueron apagadas a causa de una presunta negligencia médica en la clínica 25 del IMSS.

Hace dos añoslos médicos sugirieron a Angélica someterse a un bypass gástrico debido a su peso de más de 100 kilos; con la promesa de que su cuerpo y salud mejorarían, la joven aceptó la cirugía.

"Ella entró sonriendo y cantando con toda la ilusión de que le habían dicho que le iban a ayudar a bajar de peso", declaró la hermana de la víctima.

El calvario de la estudiante de la Facultad de Música de la UANL, comenzó el 2 de julio, cuando ingresó a la clínica lista para ser intervenida, pero durante la operación las grapas no fueron bien colocadas, provocándole severos problemas de salud.

Su hermana, Esmeralda, comentó que esta situación originó que fuera sometida a otras dos operaciones, y desafortunadamente, el 24 de julio murió en la camilla del hospital.

"Quedaron dos fugas en la cirugía y le quitan de su cuerpo tres mil unidades de pus. El doctor Carlos Sotelo nos dice que no posible que el doctor haya fallado; que lo más probable es que el material, en este caso las grapas, hubieran fallado porque no estaban en buenas condiciones", aseguró Esmeralda.

Cantando y alegrando la estancia de las personas hospitalizadas, Angélica se aferraba a la vida. En sus últimos días de vida pidió a su familia contar su historia para que ninguna mujer sufrieran como ella.


pjt