29 de abril de 2014 / 01:28 p.m.

Monterrey.- Christian es un ejemplo de vida. Hace dos años fue atropellado en la esquina de su casa. Inocente, recuerda con detalle que fue lo que pasó.

“ Estábamos jugando al voto y después mi mamá como me iba a hablar para cenar, e iba pasando la camioneta, me paré y cuando iba a dar el paso, la camioneta le dio y me resbalé” narra con tristeza el menor.

“ Pa´ pronto, yo me lo llevé a la clínica y ahí me lo checaron, me lo mandaron al hospital 21 y ahí fue donde nos dijeron que le tenían que amputar el pie porque lo tenía muy dañado” explicó la madre del menor.

El conductor de la camioneta no tenía seguro. Era su vecino. Ni Christian ni su familia lo culpan, para todos fue un accidente. El responsable, ha cumplido con los apoyos para la prótesis del menor.

“Un año tiene él con la prótesis, que hasta ahorita el doctor nos dijo que más o menos en cuatro años más hay que cambiarla y hay que juntar poco a poco para cuando el doctor me diga ya no le queda la que tiene”

Hoy tiene 8 años, vive en el tercer sector de la colonia La Fama en Santa Catarina. Corre; domina el balón; Juega futbol. Y todo con una pierna y su prótesis.

Tigre de corazón, admira a Lucas Lobos. Está en tercer año de primaria. Y tiene un promedio de 9.7.

“Hasta ahorita, anda, se va a la escuela, anteriormente lo llevábamos en silla de ruedas, en muletas, él ya se va caminando, casi por él solo se maneja” dice con orgullo la madre del pequeño.

 José Plata