AGUSTÍN MARTÍNEZ
4 de septiembre de 2015 / 05:56 p.m.

Guadalupe.- Ante la incomodidad y la molestia que causa a los miles de seguidores que cada 15 días acuden al nuevo estadio de los Rayados, el Municipio de Guadalupe ordenó el cierre temporal del puente.

El alcalde César Garza Villarreal indicó que contrató el servicio del Instituto de Ingeniería Civil de la Universidad Autónoma de Nuevo León para que realice una inspección y elabore el respectivo dictamen.

Lo anterior con el fin de corroborar que no existe riesgo de colapso, y también para determinar las acciones encaminadas a evitar las oscilaciones de la plataforma de concreto y acero.

No hay riesgo de que se caiga o de que colapse, pero sí representa un grado de oscilación que inquieta y que preocupa a sus usuarios”, refirió el edil.

Garza Villarreal ofreció una rueda de prensa en el Palacio Municipal, en la que lo acompañaron el secretario de Desarrollo Urbano y el director de Protección Civil.

Comentó que la Universidad pidió un plazo de 15 días para entregar el dictamen, y durante este lapso permanecerá cerrado por completo el paso peatonal.

A partir de entonces se dará a conocer un nuevo período de suspensión, que corresponderá a la realización de las obras para remediar o corregir.

“Y también nos van a presentar un informe técnico, un dictamen, sobre las medidas que se pudieran tomar para remediar este efecto de la oscilación, que ha causado intranquilidad en algunos usuarios”, refirió César Garza.

El funcionario aseguró que el cierre del puente no representará ningún problema o molestia para las personas que acudan al estadio.

La medida entra en vigor a partir de este sábado, cuando los Rayados del Monterrey se enfrentan a los Correcaminos de Tamaulipas por la Copa Mx.

Garza Villarreal indicó que se trata de una acción decidida en forma unilateral, que no fue consensada ni con el Gobierno del Estado ni con la directiva del club.

“Es un acto de la autoridad municipal, de Protección Civil, tendiendo a garantizar la seguridad de los usuarios, y su comodidad”, puntualizó.

El costo del estudio es de 383 mil pesos, cantidad que liquidará el Municipio por medio de los recursos que generan los impuestos sobre espectáculos.