LUIS GARCÍA
30 de agosto de 2016 / 06:50 p.m.

MONTERREY.- A 8 meses de que se concretara la compra inflada de cobertores por parte del Gobierno de Nuevo León, la Contraloría Estatal inició un procedimiento en contra de Comercializadora Mirof, proveedora del producto adquirido por la entonces Subsecretaría de Administración.

Mientras las sanciones contra el responsable de esa adquisición, Rogelio Benavides Pintos, siguen en el aire, la Contraloría citó a comparecencia de pruebas y alegatos a la representación legal de la empresa para el próximo 5 de septiembre.

El acuerdo, publicado este lunes 29 en el Periódico Oficial del Estado, señala que:

"...se estima que se reúnen elementos suficientes para considerar procedente el inicio de procedimiento para la imposición de sanciones...".

Aunque la compra de las cobijas se dio en diciembre pasado, el hecho se hizo público a principios del presente año. Diputados del PAN y del PRI presentaron denuncias ante la Subprocuraduría Anticorrupción para que se investigara la adquisición de 200 mil cobertores al triple de su valor, y de acuerdo al asesor de la dependencia, Aldo Fasci, en breve concluirán las pesquisas contra los ex funcionarios involucrados.

La Contraloría también inició un procedimiento contra tres proveedores más de la administración estatal. En un edicto más publicado el pasado lunes, se detalla que las empresas Roc Comercializadora, Urbanizaciones y Obras Integrales de Monterrey, Arte y Arquitectura San Pedro, también son investigadas por diversas anomalías. Esta última se le señaló hace unos meses por la presunta simulación de una obra en San Nicolás.

Los representantes legales de las 3 compañías están citados a comparecer el próximo 1 de septiembre.