MÓNICA ZÚÑIGA | CARLOS RANGEL | MILENIO DIGITAL
21 de agosto de 2015 / 05:12 p.m.

Monterrey.- Vecinos de la colonia Cumbres quinto sector realizaron la clausura simbólica de una obra ubicada en la calle James Cook, esquina con Richard E. Bird, donde será construida una plaza comercial.

Los inconformes señalan que no están de acuerdo con dicha construcción, toda vez que se trata de una zona residencial y temen daño a sus viviendas, por las vibraciones que provocan las máquinas que trabajan en la zona.

Giselle Escalante Villarreal,
habitante del sector, dijo que presentaron su queja -a través de un escrito- ante la Secretaría de Desarrollo Urbano de Monterrey y les indicaron que mandarían inspectores para detener la obra, lo cual no ha sucedido.

"Se trata de una obra ilegal, van hacer un predio de 15 locales comerciales en una zona residencial completamente, tenemos ya más de un mes con la autorización por parte de Desarrollo Urbano para venir a bloquear lo que es la obra, mandar inspección, no se ha mandado y la obra sigue en construcción.

"Ya se están dañando las propiedades aledañas con el movimiento que se está haciendo por la maquinaria tan pesada que están utilizando y se continúa con los trabajos a pesar de que no tienen permisos ni tienen el derecho para estar haciendo esta obra en esta zona residencial de Cumbres", refirió.

La vecina, quien vive a dos casas de la construcción, indicó que los arquitectos no les han querido mostrar los planos de la obra, la cual calificaron de ilegal.

Además, aseguró que los trabajadores no cuentan con ningún tipo de seguridad para prestar sus servicios en dicha construcción.

"No nos dan nombres (de la constructora), no nos pueden mostrar los trabajadores los planos, la gente que trabaja aquí no está regulada, ni se encuentran con ninguna norma para seguridad de los vecinos ni de ellos mismos, no dan la cara los arquitectos ni nos muestran ningún plano de construcción de la obra", denunció.

Por otra parte, en el escrito dirigido a Desarrollo Urbano mencionan que de concluir y entrar en operación la plaza comercial se tendría un "impacto vehicular" en la zona, aunado al problema que ya tienen derivado de las desviaciones que se hicieron por los trabajos en la avenida Leones.

"El tráfico se incrementó hasta en un 200 por ciento en comparación con el tráfico que existía antes de esas desviaciones.

"Además de lo anterior, esta construcción traería consigo, entre otras muchas cosas, una afectación a la plusvalía de nuestros inmuebles, lo cual se reflejaría en un perjuicio en contra de nuestro patrimonio", detalla el documento.

Los vecinos esperan que el municipio detenga dicha obra, al insistir que se trata de una zona residencial y sólo traería problemas.