1 de octubre de 2014 / 12:34 p.m.

MONTERREY.- Al cuarto a las seis de la tarde del domingo 31 de agosto, los agentes ministeriales Durán Garcés y Salazar Acosta esposaron al entrenador de futbol infantil Walter Alexis Rangel Lugo tras sorprenderlo en flagrante delito sexual con una de sus alumnas de 12 años.

En el acta de detención, los agentes ministeriales describieron con precisión la forma en que Walter, de 35 años, se encontraba con la menor dentro de una camioneta Cherokee a un costado de la Unidad Deportiva Lázaro Cárdenas en Escobedo, pero ni esta declaración ni la denuncia que la madre de la niña interpuso ante el Ministerio Público fueron suficientes; el coach consiguió su libertad cuatro días después y regresó a entrenar equipos infantiles.

LA CONQUISTA DEL COACH

"Las otras señoras y los conocidos de él me dicen que estoy loca, que estoy mintiendo, que a Walter no lo agarraron con mi hija, que fueron por él a su casa y estaba solo", narra la madre de la menor en entrevista con TELEDIARIO DIGITAL.

La mujer, acompañada de su hija y de un par de carpetas repletas de documentos del proceso que se le sigue a Walter, saca del folder una fotografía del coach al tiempo que externa "todos dicen que es buena gente, y lo defienden cómo si hubieran estado ahí, pero aquí esta claro, ni siquiera lo digo yo, es la declaración de los policías (ministeriales) la que dice cómo agarraron a Walter".

Luego una pausa y una revelación, "pero sobre todo que mi hija lo dice y que ella tiene miedo que esta persona libre".

"Tenemos nueve meses de conocerlo", comparte y agrega "mi hija entrenaba con Las Guerreras y a ella le gusta mucho el futbol, ahora me dice que que él a todas les dice 'mis nenas' y hace regalos caros como tennis de mil pesos".

La menor se mantiene en silencio y con la mirada abajo y sólo interrumpe la conversación para apuntar que ella también llegó a recibir obsequios del coach en su cumpleaños.

"El problema que la gente no nos cree es que él es una persona que siempre busca agradar a los demás, pero es un monstruo, porque alguien de 35 años que hace eso con una niña de 12 sólo se le puede decir así", dice.

LA DECLARACIÓN DE LOS MINISTERIALES

En el Acta de Puesta a Disposición que firmaron los agentes Durán Gárces y Salazar Acosta, el motivo de la detención comienza narrando que ellos patrullaban la colonia Lázaro Cárdenas en atención a una Alerta Amber, pero al llegar a la calle Ocampo detectaron la camioneta y algo atrajo su atención.

"Visualizamos desde la parte trasera y por el vidrio trasero el cual se encuentra polarizado, sólo se apreciaba ver la silueta de una persona sentada en el asiente del piloto, situación que se nos hizo sospechoso, ya que dicha calle estaba muy despoblada, siendo una calle donde existen bodegas las cuales estaban cerradas"

Los agentes bajaron de su unidad y caminaron hasta donde estaba el conductor; ahí los sorprendieron en flagrante delito.

"Observamos a una persona del sexo masculino, sentado en el asiento del piloto, y a una persona sentada en el asiento del copiloto la cual se encontraba agachada e inclinada hacia la altura de las piernas y área genital de las personas del sujeto del sexo masculino que estaba en el asiento del piloto".

"Siendo las 17:45 horas del 31 de agosto de 2014, al encontrarnos en la calle Ocampo de la colonia Lázaro Cárdenas, se realizara la detención del C. Walter Alexis Rangel Lugo de 35 años de edad, a quien sorprendimos a bordo del vehículo Cherokee con la menor misma que le realizaba sexo oral".

A lass seis de la tarde y media de ese mismo domingo, Walter fue puesto a disposición del Ministerio Publico.

IMPUNIDAD E IMPOTENCIA

"Walter sólo estuvo detenido cuatro días", explica la madre de la menor y narra que durante una audiencia celebrada el cuatro de septiembre se enteró de que el entrenador infantil ya estaba en libertad.

Pero para esta mujer, la impotecia por el tratamiento que el Ministerio Publico da al caso comenzó desde el día de la detención.

"Los únicos que actuaron bien fueron los policías que agarraron a Walter, de ahí para adelante todos me ponen trabas, cuando iba yo a poner la denuncia no me la querían tomar, me decían que no tenía caso, que qué ganaba yo con poner una denuncia y que lo tuvieran en la cárcel 15 años, si lo que había hecho ya lo hizo".

Aunque el entrenador recobró su libertad, el proceso continuaba. La madre de familia asegura que fue entonces que recibió una oferta económica.

"Me ofrecieron dinero, entre ella, la licenciada Sara Judith y el licenciado que él trae, me dijeron que cuánto quería para que ya me olvidara de todo, que me iban a dar dinero por acá por debajo del agua para que nadie se diera cuenta cómo si nada hubiera pasado. Me dijeron que desde mil pesos hasta 30 mil, 40 mil, yo le dije que mi hija no tenía precio", comparte.

LA PETICIÓN: JUSTICIA

"Yo quiero ayuda, soy una madre desesperada que quiere justicia", comparte la mujer y explica que no fue fácil decidir hacer el caso de la opinión pública.

"Estoy aquí porque esto es una burla, ¿de qué sirve todo?, hay todos los elementos para que esta persona pague, es un delito sobre delito", dice.

A pregunta expresa acerca del castigo que el acusado debe recibir, la respuesta de la madre de familia es contundente.

"Para mi toda la vida (debe de estar encerrado), porque lo que hizo a mi hija, me deja con ese dolor para toda la vida, me deja dañada, y deja a mi hija muy dañada", concluye.

FOTO: Especial

LILIANA CAVAZOS