Sandra González
24 de marzo de 2014 / 09:12 p.m.

Monterrey.- Para el ciclo escolar 2014-2015 el Gobierno del Estado invertirá 566 millones de pesos en infraestructura educativa con lo que se garantiza la cobertura al 100 por ciento, presumió el gobernador Rodrigo Medina de la Cruz.

 

Realizar la inscripción de estudiantes por medio de cartas de asignación permite identificar la necesidad de espacios y los lugares donde se requieren. Para este año serán 26 mil 980 alumnos de educación básica beneficiados.

 

En total serán 14 nuevos edificios escolares, obras en 93 planteles existentes en 20 municipios del Estado.  

 

“Nuevo León puede presumir que tiene espacios para todas y para todos los niños, esto no sucede en todos los estados de la República: Nuevo León sí invierte e invierte un poco más del 50 por ciento de su presupuesto para que haya suficiencia en espacios en materia educativa, para capacitar mejor a nuestros maestros”, indicó.

 

En la actual administración se han invertido más de cuatro mil millones de pesos, informó el mandatario. Aunque la cifra para 2014 es menor que en los años anteriores, esto se debe a que existía mayor rezago.

 

“Fueron inversiones de un poco más de mil millones de pesos, si mal no recuerdo por año; a la fecha tenemos ya  cuatro mil 440 millones de pesos invertidos en mi administración, únicamente en espacios educativos, porque no vamos a permitir y esa es la instrucción que tiene tanto la secretaría de Educación, como la secretaría de Obras Públicas, el Instituto Constructor de Escuelas: no vamos permitir que ningún niño se quede sin un espacio, que no haya suficiencia”, dijo.

 

En la escuela “Roberto González Barrera” del municipio de Apodaca, el mandatario dio el banderazo inicial de las obras junto al secretario de Obras Públicas, Luis Gerardo Marroquín Salazar y la secretaria de Educación, Aurora Cavazos así como el alcalde Raymundo Flores.

 

Durante su discurso Medina de la Cruz reconoció el orden que tiene el desarrollo urbano en el municipio de Apodaca que todavía tiene la mitad de su territorio por explotar y es actualmente el tercer lugar en población a nivel estatal.